>Blog de Salud y Belleza

Alimentos para la Artrosis

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

126890759

Las personas que padecen artrosis y artritis pueden sufrir fuertes dolores en los huesos al realizar las tareas más simples, incluso aquellas que se relacionan con la preparación e ingesta de las comidas, por lo que habrá que preparar dietas con menús sencillos y fáciles de elaborar.

Además,  hay que tener en cuenta que cuando se reduce la movilidad, también se reduce la actividad y, por lo tanto,  las necesidades calóricas. Por todo ello,  será imprescindible que estas personas no ganen peso, para reducir los problemas de movilidad.

Se deben de incluir,  al menos,  dos piezas de frutas al natural, en la que una debe ser fuente de vitamina C y otra fuente de bioflavonoides. Consumir piña fresca habitualmente. Evitar los zumos, las frutas en conservas y  frutas más calóricas, si se quiere reducir peso. Consumir también frutos secos, por su importante aporte de Omega-3, pero moderadamente, a media mañana o durante la merienda, higos secos, nueces, avellanas o almendras y tomar todos los días 1 cucharilla de semillas de sésamo.

En lo referente al consumo de verduras y hortalizas, es importante reducir el consumo de solanáceas, prefiriendo el pimiento rojo y el tomate a las berenjenas, por ser más ricos en flavonoides antiinflamatorios. También es conveniente incluir un mínimo de 2 platos diarios, 1 en forma de ensalada y crudo, otro en forma de cocinado. Incluir 2 veces a la semana crucíferas y verduras de hoja verde, y,  a diario, germinados y otras hortalizas.

100818222

No se debe exceder en el consumo de legumbres, ya que el exceso puede contribuir a la acidificación del organismo. Incluirlas 3 veces por semana, combinadas siempre con cereales integrales. Resulta conveniente introducir soja y sus derivados en las mujeres menopáusicas.

Las algas se deben tomar tres veces por semana y los cereales integrales se incluirán a diario, especialmente en el desayuno o acompañando las legumbres y las carnes, evitando darlos junto a los lácteos. Se incluirán aceites de oliva, de germen de trigo y de lino para aliño (ricos en Omega 3 o GLA), evitando los aceites de girasol y maíz (ricos en Omega-6 y más perjudiciales). Por otor lado, es conveniente evitar  cualquier tipo de frito, mantequillas y margarinas.

Los lácteos indicados serán yogur o kéfir, así como quesos frescos o amarillos; será suficiente con dos raciones diarias de 40-50 g., recordando que, además de calcio y fósforo, son una fuente de proteína que se deben de sumar al total de las mismas.

Las carnes y aves se reducirán a 2 veces semanales, siendo preferentes las aves de calidad a las carnes rojas, evitando completamente los embutidos y vísceras y cocina a la plancha, vapor u horno. Los pescados y mariscos se pueden consumir hasta 3 veces por semana, incluyendo siempre algún pescado azul semanal, preferentemente los que aporten Omega-3.

101807725

Se recomienda consumir un máximo de 2 huevos semanales, escalfados, en tortilla o cocidos, pero nunca fritos. Se debe limitar el consumo de azúcares, prefiriendo las melazas como endulzantes por su  aporte en calcio y evitar completamente el azúcar refinado, tanto blanco como el de caña cristalizado. El consumo de postres y repostería quedará relegado a la excepcionalidad.

No se tomarán bebidas alcohólicas y vino durante las fases de brotes agudos inflamatorios y se recomendarán el uso de hierbas alimentarias, como la albahaca, orégano, ajo, jengibre y romero, para sazonar los platos, ya que aportan pequeñas cantidades de flavonoides antiinflamatorios. El jengibre y la cúrcuma tienen una acción antiinflamatoria y analgésica.

Respecto al jengibre, además de esto tiene otras muchas propiedades mira este otro post: Beneficios del jengibre para la salud

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Dietética, Nutrición


  • avatar
    Laura

    La artrosis se produce cuando el desgaste de los cartílagos, tendones y huesos es mayor que su reparación, eso provoca, en el caso de los cartílagos, que disminuya su grosor y un acercamiento de los huesos que de ese modo rozan los nervios ocasionando pinzamientos muy dolorosos, también al dejar menos paso para los vasos, porque no hay la separación debida, se dificulta el riego sanguíneo.