>Blog de Salud y Belleza

Beneficios y riesgos de la anestesia epidural

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Muchas personas saben que la anestesia epidural es una de las formas más seguras de afrontar un parto y en el que la madre no siente dolor. Sin embargo,  los detractores de la anestesia epidural subrayan que es un parto manipulado médicamente y, por tanto, conlleva riesgos.

Por todo ello,  vamos a analizar las dos caras de la moneda. Como beneficios de la anestesia epidural podemos destacar los siguiente:

-La anestesia epidural alivia por completo el dolor de la madre sin que ello conlleve el bloqueo de sus facultades mentales.

El parto es más lento y,  por tanto,  resulta más útil. Su efecto suele durar dos horas y puede reforzarse si es necesario o hacer desaparecer su efecto cuando se aproxime el momento del nacimiento.

-La cantidad de medicación administrada en la epidural que llega al bebé es mucho menor de la que llegaría por vía intravenosa o por anestesia general. Además,  evita la aplicación de otro anestésico en caso de que se deba hacer una extracción del bebé con fórceps, extracción con vacío o episotomía.

-La epidural reduce la presión sanguínea por lo que es aconsejable en mujeres con toxemia o con alguna enfermedad pulmonar o cardíaca.

-Gracias a la epidural, la madre puede hacer una participación activa en caso de cesárea.

En cuanto a sus desventajas hay que tener en cuenta que:

-Supone que el parto es manipulado médicamente y no siempre es eficaz.

-Puede generar dolor de cabeza durante varias horas después del parto como efecto de la anestesia.

-Puede producir una pérdida de la fuerza muscular y de sensación de contracciones. Supone una mayor probabilidad de episotomía o de usar fórceps. La segunda etapa del parto puede ser más lenta por ello.

-La reducción de la presión sanguínea puede producir mareos y náuseas, sobre todo si la madre está acostada boca arriba. Es mejor de costado.


-Si la presión sanguínea desciende,  supone una reducción del aporte de sangre a la placenta. Por tanto, también puede reducirse  el suministro de oxígeno al bebé.

Fuente imagen por USPHospitales/flickr

Por:
Etiquetas:
Categorías: Ginecología