>Blog de Salud y Belleza

Codo de tenista o epicondilitis

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Todos los que practicamos deporte hemos oído alguna vez hablar del codo de tenista. De hecho, su nombre viene dado porque es una lesión que suele afectar a los tenistas. Pero, ¿en qué consiste esta dolencia?

codo-de-tenista

El codo de tenista o epicondilitis es una lesión que afecta a los músculos y tendones situados en la cara lateral externa del codo, causada por un uso repetido y forzado de los tendones extensores del antebrazo. Ello genera una tensión en la zona de unión de los tendones con el hueso del codo, que desemboca en dolor en el pequeño saliente óseo que tenemos en la parte externa del codo (epicóndilo), y del parten los músculos que estiran los dedos y la muñeca. El dolor se origina por pequeñas roturas en el tejido conectivo que sujeta el músculo al hueso, de manera que este tejido se inflama.

Hay que señalar,  que esta lesión no sólo afecta a tenistas, sino que también,  a todos aquellos deportes o actividades que requieran de movimientos repetitivos e intensos sobre los tendones extensores del antebrazo, así como, en  aquellas en las que el codo se encuentre doblado mientras que se tiene agarrado algo con fuerza (tal como pasa con la raqueta de tenis u otras herramientas).

Los síntomas más habituales del codo de tenista son:   presencia de dolor en la parte lateral del codo, que va aumentando y que se incrementa al sujetar o al agarrar  objetos. También se manifiesta el dolor,  al presionar el codo directamente o si se flexiona. El dolor puede llegar a ser bastante intenso e irradiarse a otras zonas como la cara externa del antebrazo o la parte superior del brazo. Normalmente,  se da más en personas mayores de 40 años y afecta más a las mujeres que a los hombres.

anatomia-codo

Es importante acudir al médico si manifestamos dolor para que nos lo diagnostique y descarte que el dolor pueda estar originado por otro motivo. El diagnóstico se hace por exploración y en base a los síntomas que señala el paciente, ya que,  es una lesión que no puede verse en radiografías aunque sí que sirven para descartar otro tipo de lesiones. Será el propio médico el que nos establecerá un tratamiento y la necesidad de fisioterapia, que resulta muy beneficiosa en este tipo de lesión.

El tratamiento del codo de tenista comprende el descanso del brazo, evitando cualquier movimiento que origine dolor. También, los antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor. La fisioterapia y los ultrasonidos son de gran utilidad, y ayudan,  a una mejoría mucho más rápida. En algunos casos, el médico puede recomendar infiltraciones en la zona con corticoides y anestésicos para intentar aliviar un dolor intenso. Solo en los casos más resistentes se acude a la cirugía y así , liberar el tendón del hueso. También algunos estudios han señalado que la utilización del bótox puede paliar el codo de tenista. También,  podemos notar alivio en nuestra casa aplicando en la zona frío con una bolsa de hielo durante 30 minutos y utilizando coderas especialmente diseñadas para esta dolencia.

Por:
Etiquetas: , , ,
Categorías: Destacados, General