>Blog de Salud y Belleza

Cómo evitar el cansancio en un vuelo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Los vuelos baratos en avión pueden resultar agotadores y, especialmente, si nos deplazamos a destinos donde los cambios horarios pueden afectar a nuestros bioritmos y generar un cansancio extremo  en nuestro cuerpo,  que pueda devenir a su vez en posibles mareos y dolores de cabeza. El síndrome de la descompensación horaria o también conocido como “Jet Lag” viene a explicar este estado alterado del organismo tras efectuar largos viajes en avión. ¿Quieres saber cómo evitarlo?, te lo contamos a continuación.

El “Jet Lag” es una alteración  que experimentamos en nuestros viajes cuando atravesamos  diversos países con zonas horarias diferentes  en un corto período de tiempo.

 

Nuestro cuerpo, al no estar acostumbrado a cambios tan bruscos  de tiempo y temperatura, sentirá cierto pesar y agotamiento que, en ocasiones puede llegar a producir náuseas o vómitos, así como cierta indigestión, insomnio,  hasta el punto de que nuestras facultades mentales y físicas puedan verse afectadas.

Desde Cosas de Salud te proponemos una serie de consejos a tener en cuenta para evitar tal cansancio  al finalizar nuestros vuelos a menorca o a cualquier otro destino. Para prevenir este agotamiento es vital considerar las siguientes recomendaciones:

-Por un lado,  es muy importante que antes de embarcarte en tu travesía y durante la misma no ingieras cantidades copiosas de comida. Te recomendamos seguir una dieta más ligera durante esas horas y no consumir bajo ningún concepto alcohol.

-Igualmente, la ropa que llevemos resulta fundamental. Si portamos una vestimenta ajustada e incómoda, nuestra salud se verá resentida de forma considerable y agravará los síntomas de agobio y cansancio del “jet lag”. Por ello, lleva contigo una ropa holgada, cómoda y, para prevenir, es mejor tener un abrigo para protegerse de los posibles cambios de temperatura.

-Las horas de sueño ejercen un papel fudamental en este aspecto. Es conveniente dormir y descansar lo máximo que podamos antes y durante el viaje. El período de reposo debemos intentar que sea el mismo que empleamos cuando estamos en nuestra casa.

-Recuerda contratar tu seguro de viajes antes de emprender tu travesía particular.

 

-También se recomienda beber mucho líquidos en forma de agua o de zumos naturales antes y durante el viaje.

-Al permanecer varias horas sentado, pueden generarse problemas circulatorios y cierta inmovilidad en nuestros músculos y articulaciones. Por ello, es conveniente levantarse de vez en cuando si el viaje es muy largo. Puedes moverte por el pasillo del avión o acudir al baño, aunque no tengas necesidad.

-Finalmente, hay que recordar que la humedad en las cabinas de los aviones es bantante baja, lo que puede generar ciertas molestias en ojos,  boca y nariz. Ante esta situación, recomendamos aplicar cremas hidratantes para la piel, spray nasal y gafas en lugar de lentes.

De la seguridad y comodidad en tu viaje dependerá en buena medida el estado en que se encuentre tu organismo al finalizar dicho vuelo. Cuídate, tu cuerpo lo agradecerá permitiéndote alcanzar ese bienestar físico y mental tan ansiado.

Fuente Imágenes ThinkStock.

 

 

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: General