>Blog de Salud y Belleza

Cómo mantener el potasio alto

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

El potasio es un mineral esencial para el cuerpo, que posee muchas propiedades; interviene en la formación de proteínas y está muy relacionado con el sodio y el cloro, además de regular el agua en las células. Junto con el calcio, magnesio y potasio, regula las funciones celulares, la excitabilidad del corazón,  los músculos y el sistema nervioso.



Los niveles normales de potasio en la sangre son de 3,7 a 5,2 miliequivalentes  por litro -mEq / L-; por debajo de 2.5 mEq / L puede ser un gravísimo riesgo y se conoce como hipocaliemia o hipopatasemia.

La hipocaliemia puede ser debida  diversas causas, como son antibióticos como la gentamicina, carbenicilina y la anfotericina B;   diuréticos, que aumentan la micción; estados de desnutrición, diarrea, vómitos; desórdenes alimenticios como la bulimia y la sudoración.

También puede ser provocada por ciertas enfermedades como el síndrome de Cushing -provocada por aumento de la hormona cortisol-, el síndrome de Bartter -enfermedad genética causada por un defecto en la capacidad del riñón para reabsorber el potasio- y el hiperaldosteronismo -sobreproducción y secreción de la hormona aldosterona-.

Para solucionar los bajos niveles de potasio se recomienda: tomar suplementos de potasio para la hipocalemia leve y la administración de potasio por vía intravenosa durante la hipopotasemia severa. Si la hipocalemia es causada por un hipertiroidismo, será necesario un tratamiento reductor de la hormona tiroides o cirugía y sustituir los diuréticos, en caso de que se estén tomando.

Para prevenir y tratar la hipopotasemía, será necesario tomar una dieta rica en potasio:

Legumbres

Soja, frijoles, lentejas, judías y guisantes

Frutas

Plátano, aguacate, melón, fresa, naranja, kiwi, frambuesas, grosellas, papaya, melocotójn y manzana

Frutos secos

Nueces y cacahuetes

Frutos desecados

Uvas pasas y dátiles

Semillas

Sésamo y germen de trigo

Verduras y hortalizas

Acelga, alcachofa, berros, calabaza, patata, tomate, coles de Bruselas, zanahoria, lechuga

Setas y champiñones

Lácteos

Leche, yogur y otros derivados

Carnes

Pollo, pavo, cerdo, cordero, ternera

Pescados

Merluza, bacalao, trucha, langosta, pez espada, trucha y sardinas.

Fuente Imagen ThinkStock.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Nutrición, Tratamientos