>Blog de Salud y Belleza

Cómo nos afecta el Otoño

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Asociamos el otoño a la vuelta al trabajo, a los estudios. Supone el punto y final de las vacaciones veraniegas. De hecho, muchas personas se sienten decaídas y bajas de moral con el cambio de estación. Tanto es así, que muchos expertos califican esta sensación como depresión otoñal.

El otoño nos puede producir desmotivación, sensación de tristeza y energías bajas. Esto se debe a las características propias de la estación como la vuelta a la rutina tras el verano, la reducción de horas de luz y la llegada del frío.

Los síntomas no son preocupantes y van desapareciendo una vez que nos vamos adaptando al cambio estacional. En algún caso, además de los síntomas citados, pueden producirse alteraciones en el sueño, desajustes alimenticios o irritabilidad. En cualquier caso, no hay que alarmarse ya que es pasajero. Aunque, en el caso de que estos cambios los sufra una persona con tendencias a la depresión, sí conviene estar en alerta.

Las horas de luz solar afectan mucho al cerebro y a las hormonas. Dependiendo de la luz, el cerebro envía órdenes a ciertas hormonas, sobre todo la melatonina, encargada de regular el sueño, la sensación de hambre y la temperatura del cuerpo. Si se reducen las horas de sol, la producción de melatonina es mayor. Al mismo tiempo, disminuye la cantidad de otra hormona llamada serotonina, que se relaciona con el estado de ánimo. Cuanta más alta sea la melatonina, la producción de serotonina se reduce. Esto explica el bajón de ánimos.

El estado anímico bajo puede provocar desequilibrios en la alimentación. Muchas personas tienden a comer demasiados alimentos con altas calorías, lo que puede generar problemas digestivos, subida de peso o empachos. Sin embargo, otras personas reaccionan de forma contraria con una pérdida de apetito. Sea cual sea el caso, los expertos en nutrición recomiendan comer alimentos sanos ricos en hierro y empezar los días con un buen desayuno pese a la desgana.

Fuente imagen thinkstock.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General, Psiquiatría