>Blog de Salud y Belleza

Cómo perder el miedo a ir al dentista

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

La dentofobia es un miedo paralizante grave a buscar atención dental. No ser capaz de someterse a chequeos bucales pueden afectar a la salud dental y el bienestar general, y esto puede tener consecuencias graves. Además de los dientes y las encías, puede afectar a la capacidad de comer y digerir, y llevar a serias limitaciones en sus compromisos sociales.

– Lo primero que debes de hacer es admitir tus debilidades y ser capaz de darte cuenta de que el miedo puede ser superado, ya que el miedo es una conducta aprendida. Cuando te estás exponiendo a tu miedo, la comunicación es la clave, y debes de sentirte cómodo expresando tus preocupaciones y sintiendo que te están escuchando.

dv1617007

– Cuando estás tratando de hacer frente a tu miedo, va a ser muy útil que alguien te acompañe. El apoyo que esa persona te va a dar,  puede ser toda la motivación que necesitas para superar este miedo. 

– Debes de establecer un sentido de control; tienes el derecho de escuchar la explicación completa y aclaración de los procedimientos de cualquiera de las propuestas que te sugiera el dentista.  Sé honesto con él, acerca de tu tolerancia al dolor, ya que si controlas la situación,  no te sentirás tan ansioso y podrás tomar tus propias decisiones.

– No te sientas avergonzado, no sientas temoral juicio social. Sé honesto acerca de tus pensamientos y permite que tu dentista te presente diferentes opciones que pueden aliviar tu miedo. 


Realiza técnicas de relajación.  En el momento en que te sientes en la silla del dentista, probablemente empezarás a sentir un diferente nivel de nerviosismo. La forma más sencilla de eliminar o disminuir la tensión es a través de la relajación física; una vez que hayas dominado el arte de la relajación física, debes de incorporar el método con el aspecto mental.

Fuente Imagen Thinkstock.