>Blog de Salud y Belleza

Cómo prevenir el herpes labial

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

El herpes labial es producido por el virus herpes simplex tipo I, por contacto  cercano de una persona que tenga herpes labial,  pero también puede deberse al virus herpes simplex tipo II, que se contagia por el sexo oral con una persona que tenga herpes genital.

El virus produce hormigueo notable y la piel se ve enrojecida y ulcerada, con picor y dolor; algunas personas sufren constantes brotes y en otras el virus puede permanecer latente y pasar años hasta que vuelva a aparecer.

Los primeros síntomas de herpes labial pueden incluir dolor en la boca y en tus labios, fiebre, incluso dolor de garganta o inflamación de los ganglios del cuello u otras partes del cuerpo.  Después de que aparezcan las ampollas, las úlceras bucales por lo general se abren, supuran un líquido transparente, y luego forman costra y desaparecen después de dos semanas aproximadamente.

Los desencadenantes comunes del herpes labial son los resfriados y la gripe, los períodos menstruales en las mujeres, malestar emocional, agentes externos como el  sol y el viento frío, así como el estrés y la fatiga general, por ello es importante prevenirlo tomando en consideración lo siguiente:

Evita entrar en contacto con fluidos corporales infectados, como besar a una persona infectada o compartir utensilios para comer, beber  u otros artículos que una persona con herpes labial puede haber utilizado

– Usa  protectores labiales para protegerte de los agentes externos y evita las situaciones estresantes.

Consume una alimentación sana, equilibrada y nutritiva,  rica en vitaminas A, C y E y los minerales como el hierro y el  zinc.


Come  un diente de ajo, principalmente fresco  y en ayunas, porque tiene propiedades antisépticas, fortalece el sistema inmunológico y por via tópica es un potente germicida, pero si no puedes comerlo utiliza el ajo en cápsulas.

Fuente Imagen ThinkStock.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Medicina preventiva