>Blog de Salud y Belleza

Consejos para dormir bien en verano

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Las elevadas temperaturas, el mayor número de horas de luz, el aumento de las siestas y los cambios de horarios y alimentación son algunos de los principales responsables del insomnio que muchos de nosotros sufrimos en verano. ¿Quieres saber cómo descansar por las noches en la que se confirma como una de las etapas estivales más calurosas desde 1975?

Consejos para dormir bien en verano

Falta de sueño en verano

La calidad del sueño empieza a verse seriamente deteriorada a partir de los 26ºC, tal y como establecen estudios oficiales realizados al respecto. Una mayor temperatura a nivel corporal supone el hecho de que nuestro cerebro no es capaz de mantener los niveles suficientes de melatonina (hormona responsable del sueño), por lo que nuestro cuerpo y mente terminarán por no descansar todo lo que deberían.

El que muchos no dudan en llamar como insomnio de verano tendrá serias consecuencias para nuestra salud, en el sentido de que cuando nos despertemos al día siguiente podemos sufrir episodios de somnolencia, estados de irritabilidad ante cualquier situación, así como dificultades para concentrarnos. En el caso de la somnolencia diurna, muy habitual en esta época del año, hemos de ser precavidos, dado que puede ser la principal responsable de los accidentes de tráfico y en el ámbito laboral.

Falta de sueño en verano

La hidratación adecuada, ventilar las habitaciones, cenar ligero, mantener las persianas bajadas mientras está dando el sol, darse una ducha de agua fría antes de acostarnos o usar pijamas y juegos de sábanas de algodón que no generen una sudoración excesiva en nuestro cuerpo son algunas de las medidas que podemos llevar a la práctica en líneas generales para otorgar el descanso que nuestra mente y cuerpo se merecen.

Hábitos saludables para dormir en verano

En primer lugar, el hecho de mantener frescas las estancias de nuestra casa para contrarrestar las elevadas temperaturas del exterior será de gran ayuda para dormir. Pero, ¿hasta qué punto es saludable y recomendable dejar encendido el aire acondicionado durante toda la noche?

Los expertos aconsejan el uso de este aire en entornos donde la temperatura nocturna se encuentre en los 30ºC, pero siempre tomando ciertas precauciones. Entre tales medidas hemos de destacar que el aire frío no se proyecte directamente sobre el cuerpo de la persona y, a ser posible, que el aire no se encuentre en la misma sala y sea ambiental.

Hábitos saludables para dormir en verano

Has de recordar que la temperatura adecuada para dormir debe oscilar entre los 20ºC y los 22ºC, cifras que hemos de tener en cuenta para no disponer el aire acondicionado a una temperatura inferior. Este tipo de aparatos disponen de unos filtros, por lo que debemos de cuidar especialmente su limpieza si no queremos respirar polvo. Para evitar complicaciones al respecto o si, directamente, no dispones de aire acondicionado, lo mejor que puedes hacer es abrir las ventanas durante tu descanso nocturno.

Por otro lado, si eres de los que duermen con ropa, lo mejor es optar por tejidos que dejen a un lado las lanas o fibras capaces de provocar una sudoración excesiva. Al mismo tiempo, hemos de procurar mantener cierta humedad en el ambiente, algo a lo que no contribuye un uso extremo del aire acondicionado. Para conseguir el ambiente perfecto, vamos a tratar de colocar un recipiente con agua en la estancia para evitar la sequedad de las mucosas.

En cuanto a la alimentación, hemos de procurar ingerir durante la cena productos ligeros como verduras o frutas. Al mismo tiempo, has de recordar que los helados, a pesar de ofrecernos la grata sensación de tomar algo refrescante, no van a contribuir a la larga a bajar la temperatura corporal.

dormir en verano

Por otro lado, en lo referente a una ducha refrescante, a pesar de que contraerá los vasos sanguíneos, activará nuestros músculos y nos regalará una sensación refrescante, esta última solo será momentánea. Lo recomendable es optar por una ducha que no sobrepase el cuarto de hora de duración y que no baje de los 18ºC, es decir, apostar por una ducha templada.

Finalmente, en lo que respecta a las posturas para dormir, has de evitar dormir boca abajo por los muy diversos riesgos que puede tener para nuestro bienestar en forma de tendinitis, cervicalgias y otros problemas músculo-esqueléticos. Igualmente, para no tener excesivo calor, se recomienda evitar el uso de muchas almohadas y juegos de sábanas de algodón como se indicó en líneas anteriores.

Un descanso adecuado te ayudará a evitar el estrés, mejorará tu capacidad de memoria y atención y será de gran utilidad para mejorar la salud de tu corazón. ¿Qué otros consejos añadirías para dormir en verano?

Por:
Etiquetas:
Categorías: Tratamientos