>Blog de Salud y Belleza

Convivir con Animales

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Vivir con Animales

Muchos de vosotros podéis pensar que vivir con una mascota, sobre todo si tenéis niños pequeños, pueden traer peligros e infecciones, pero, en realidad, convivir con animales trae a vuestras familias grandes beneficios físicos y psíquicos. Hoy, en Cosas de Salud, os vamos a explicar en qué consisten esos beneficios para que los tengáis en cuenta si estáis pensando en comprar una mascota.

Es cierto que, si no tomáis una serie de precauciones relacionadas con la higiene y la salud del animal, podrían llegar a casa una serie de peligros que perjudicarían a los más pequeños e, incluso, a vosotros mismos. Tomar esas precauciones es tarea sencilla, así que no habría problema si decidís vivir con un animal.

Los beneficios que pueden extraerse de la convivencia con mascotas son abundantes, sobre todo, si hablamos de niños, personas con discapacidad o ancianos. Por ejemplo, está demostrado científicamente que las mascotas reducen el estrés. Vivir con una animal resta problemas psicosociales y emocionales, además de obligaros a hacer ejercicio físico.

Vivir con animales aminora el sentimiento de soledad ya que es cierta esa frase de que los animales son los mejores amigos del hombre porque estarán a vuestro lado pase lo que pase. Además, ayudará a todos los miembros de la familia a sentirse útiles y, sobre todo a los niños pequeños, a asumir nuevas responsabilidades ya que deben cuidar de su nuevo amigo.

Diversos estudios han demostrado que las personas que sufren una depresión y que conviven con animales, cuentan con un menor índice de suicidios. A su vez, las mascotas son de gran ayuda cuando vivimos situaciones de alto estrés porque nos facilitan la desconexión de los problemas. Del mismo modo, se ha demostrado que los niños que viven con determinado tipo de animales poseen una mayor autoestima y alcanzan un mayor nivel de coomprensión sobre determinados aspectos de la vida humana como las enfermedades o la muerte.

Si estáis preocupados por los riesgos que puede acarrear la convivencia con una mascota, habéis de saber que es muy sencillo controlar esos peligros que pasan por vuestras cabezas. Lo primero que debéis hacer cuando adquirís un animal es llevarlo al veterinario para que le hagan un chequeo completo y llevar al día las vacunas necesarias para la mascota, además de llevarlo al veterinario cuando notamos que el animal en cuestión está enfermo.

La higiene es otra de las cuestiones importantes a la hora de convivir con un animal. Algunos consejos muy sencillos para evitar la aparición de infecciones y enfermedades en los miembros de la familia son los siguientes:

Separar la comida del animal de la comida familiar, así como los instrumentos de limpieza

Establecer unas normas de convivencia concretas para que el animal comprenda dónde puede o no tumbarse, jugar o establecerse. Por ejemplo, enseñarle que no tiene permitido subirse a las camas o los sofás de casa

– No os obsesionéis con los baños de los animales porque, si los bañáis demasiadas veces, la mascota podría sufrir problemas de piel. De todas formas, lo mejor es que preguntéis al veterinario cuántas veces podéis bañarlos para evitar situaciones negativas tanto para la familia como para la mascota

– Ya en la calle, debéis recoger sus excrementos y evitar que orinen cerca de las zonas de juegos establecidas para los niños. Algo que, todavía hoy, algunos no respetan y dejan que sus animales hagan sus necesidades en los parques en los que los niños pasan allí sus horas más divertidas

Por:
Etiquetas:
Categorías: General