>Blog de Salud y Belleza

Curarte con tus propias manos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Hay dos categorías para agrupar a las enfermedades: las de carácter agudo y las crónicas. Las agudas son de corta duración y no reaccionan al tratamiento Reiki del mismo modo que las crónicas.

curar-con-las-manos

Es que en estos casos siempre se manifiesta una crisis correspondiente al proceso físicoquímí-co del organismo que anuncia la pronta curación.

Cómo hacer autotratamiento

Empezar colocando la palma de las manos sobre los ojos, cubriendo los párpados. Después, puedes cubrir las sienes y tapas tus oidos.
Después, debes colocar las puntas de los dedos sobre el hueco de la nuca detrás de la cabeza.
Dejar una mano sobre el hueco (occipucio) y colocar la otra sobre la frente. De este modo, al cubrir la glándula pineal, la hipófisis y el hípotála-mo se consigue aliviar el dolor de cabeza y la tensión.
Para la garganta se pueden colocar las manos a los costados del cuello.

Otra posición es poner una mano detrás del cuello y la otra sobre la garganta, abarcando las glándulas linfáticas que se encuentran a ambos lados de la tráquea debajo de la mandíbula, la tiroides y el timo.
El corazón y el plexo solar, así como las glándulas suprarrenales se energizan colocando una mano a la altura del pecho y la otra debajo de ésta, antes de llegar al ombligo. Así se estimula también el hígado, la parte superior de los pulmones, el bazo y el páncreas.

El centro del Hará o Chi se encuentra tres dedos debajo del ombligo.
La posición de los ovarios es encima del hueso púbico. Los hombres deben colocar las manos en la ingle, la zona de unión del vientre y los muslos.

Colocando ambas manos sobre las rodillas se trabaja con el miedo al cambio y a la muerte.
La cara frontal del cuerpo se termina por los pies.
Para trabajar con la espalda hay que contar con un ayudante. Debe empezar por los hombros y descender hacia el sacro y se finaliza estimulando la columna vertebral.

Para enfermedades específicas se debe colocar la palma de la mano en las zonas afectadas siguiendo la intuición. Para la diabetes se dará energía a la zona del páncreas y en perturbaciones cardíacas se depositará la palma de la mano en la zona del corazón.

Para estimular el sistema inmunitario hay que estimular el timo. Las manos se dejan todo el tiempo necesario hasta que haya alguna señal de alivio: un suspiro, una disminución del calor o la desaparición de la picazón en las manos.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: General