>Blog de Salud y Belleza

Descifrar las etiquetas de los alimentos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

En un acto tan cotidiano y habitual como es el de ir al supermercado a comprar, presenta, en muchas ocasiones, problemas de los que ni siquiera somos conscientes. Desde este blog de salud nos preguntamos cómo descifrar las etiquetas de los alimentos, tarea que cada día preocupa a más personas que acuden a hacer su compra.

supermercado

Los consumidores se preocupan por descifrar las etiquetas alimentarias, algo que se está convirtiendo en un auténtico trabajo para algunos a la hora de comprar. Comprar un alimento debe no solo satisfacer nuestro paladar sino todo nuestro organismo ya que éste funcionará dependiendo justamente del combustible que le estemos dando.

En las etiquetas de los alimentos están presentes la lista de ingredientes. Estos están escritos por orden ponderal decreciente. Los aditivos son mencionados solo por categoría al igual que los aromas sin que su concentración sea indicada.

En la etiqueta de alimentos nos encontramos con los nutrientes, los cuales están marcados por su valor energético y nutritivo, que es detallado por cada 100 gramos del producto. Entre ellos suelen estar los glúcidos/hidratos de carbono, las proteínas y las grasas. Además, a la hora de leer las etiquetas de los alimentos, hay que prestar atención, ya que se suele mencionar el aporte de sodio, pero no de sal: 1 gramo de sodio equivale a 2,5 gramos de sal. La OMS recomienda no sobrepasar los 4-5 gramos de sal, es decir los 2 gramos de sodio siempre y cuando no haya patología como una hipertensión.

Del mismo modo, cuando leas las etiquetas de los alimentos, debes tener en cuenta los diferentes tipos de ácidos grasos y lo que suponen: saturados (nocivos en consumo excesivo); poliinsaturados, omega 6 (no abusar) y omega 3 (a privilegiar); monoinsaturados (a favorecer); trans industriales hidrogenados (a limitar).

Por otro lado, conviene privilegiar los productos de menos de 1 gramo de sal por cada 100 gramos de alimento y escoger productos de menos de 10 gramos de lípidos por 100 gramos de alimento. Para las bebidas azucaradas, recordar que 5 gramos de glúcidos equivalen a 1 terrón de azúcar, y que 10 gramos de glúcidos en 100 ml es equivalente a 20 terrones por 1 litro.