>Blog de Salud y Belleza

El empacho gastronómico de la Navidad

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

La Navidad es la época de los excesos alimenticios, en la que comemos más de la cuenta. Una vez finalizada esta época, desde este blog de salud queremos reflexionar sobre la cantidad de turrones, polvorones, alcohol y abusos de alimentos que hacemos en este período del año: el empacho gastronómico de la Navidad.

dulces Navidad

Con la Navidad llega la típica y tópica etapa en la que nos dejamos llevar, dejamos de cuidar nuestra dieta del año y acabamos atiborrándonos de comida, sobre todo de dulces: turrones, mazapanes, polvorones, bombones, … Pero también marisco o carnes son otros alimentos que hacen que las digestiones pesadas, propiciadas por el exceso de comida, sean la tónica dominante de la Navidad.

Es decir, sufrimos un auténtico empacho gastronómico en Navidad. Comidas copiosas, sin horarios habituales, comemos a cualquier hora, sin límite ni control y comemos cualquier cosa, nada de alimentos sanos. Como podrás comprender, la Navidad es la reina de los malos hábitos alimenticios y acabamos, en la gran mayoría de las ocasiones, por aborrecer la comida, sobre todo en los últimos días, cuando el Roscón hace acto de aparición y estamos empachados de tanto dulce y de tanto comer.

Resaca, acidez de estómago, vómitos, dolor de cabeza, gastritis, digestiones pesadas, empacho, … La Navidad, al final, acaba por saturarnos. Hay que buscar dietas saludables y no hacer excesos, ya que a la larga pasa factura a nuestro organismo.

La clave está en moderar el consumo de alimentos en esta época del año para evitar el empacho. Hay que procurar combinar los típicos productos navideños con tu dieta diaria habitual, en la que debes introducir frutas y verduras. Evita las grasas y no abuses de la carne ni de los dulces. Busca alimentos ligeros y fáciles de digerir para evitar lo que en muchas ocasiones parece inevitable: el empacho gastronómico de la Navidad.