>Blog de Salud y Belleza

Especial: Obesidad infantil

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

La sal de la vida, la realidad es que la sal te puede quitar la vida y no vemos lo importante que es. Desde la época de los romanos, la sal es un elemento vital para la humanidad, salario es una palabra derivada del latín salarium, que significa pago con sal.
comida-grasienta

Era tan importante y tan necesaria la sal, que incluso en largas caminatas por desiertos o zonas difíciles y calurosas, los romanos llevaban un saquito de sal, para no deshidratarse.

En España, durante años en la postguerra y mucho después de la postguerra, se decía al niño gordito, mírale qué saludable está, y el crío parecía que iba a salir rodando. Quizá el hambre que pasó este país, hizo que los padres inflaran a patatas a sus retoños para compensar lo que ellos habían vivido, “come niño que tu no sabes lo que es pasar hambre”.

Hoy sabemos lo perjudicial que es la sal y las comidas rápidas y modernas que han desbancado de forma rauda a nuestra famosa dieta mediterránea. Nuestros hijos reciben un verdadero bombardeo de pizzas, hamburguesas, hot dogs, bolsas de patatas, chitos, palomitas, bollería, y todo tipo de fast-food.

Los españoles consumimos cada día casi 10 gramos de sal de media, cuando se recomienda no pasar de 5. Esto unido a que los colegios no aportan comidas equilibradas, y además no imparten más que 3 horas a la semana de ejercicio físico, hace que nuestros niños sigan aumentando de peso y sean más vagos.

Hay que tener en cuenta que no es el salero lo que mas afecta, los alimentos que más se consumen llevan de por si, una gran cantidad de sal, grasas saturadas y azucares.

El problema de la obesidad infantil es enorme, puede producir diversas alteraciones y problemas en el niño, sobre todo disminuye su propia estima, más tarde pueden aparecer alteraciones en la piel, problemas en los pies, estrías, estreñimiento, hipertensión arterial, para convertirse de niño obeso en adulto obeso con riesgo de ser diabético.

hamburguesa

El niño en realidad pide lo que ve, más del 50% de la publicidad de este país, es de productos alimenticios poco saludables, es lógico que los pida y le guste. Por suerte ya existe una ley de Seguridad alimentaria que tiene el objetivo de  detener el consumo desequilibrado de alimentos poco saludables mediante una presión comercial, y volver a incentivar a los pequeños a consumir vegetales a ser posible crudos, hervidos, pescado, pasta, arroz, todo lo que comíamos antes de llegar la invasión del colesterol en bolsa.

No es tan difícil controlar lo que come tu hijo y acostumbrarle a que puede comer ciertas comidas divertidas pero no tan saludables, y consumir a diario alimentos frescos, y hacer ejercicio. Se puede lograr un equilibrio entre el colegio y la casa para el beneficio del niño, siempre nos lo agradecerá a la larga.

Imagen 1: Gorski

Imagen 2