>Blog de Salud y Belleza

Hablar de alcohol con los hijos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Es un tema tan necesario como inevitable, y que en nuestra sociedad se está asumiendo como algo normal. El consumo de alcohol entre adolescentes es un lastre de la sociedad, ya que cada vez se empieza antes a consumir alcohol entre los jóvenes. Por ello, es imprescindible hablar de alcohol con los hijos, tal y como te recomendamos desde este blog de salud.

jovenes alcohol

Lo primero que hay que hacer es desdramatizar el hecho de consumir alcohol, ya que en el fondo, los niños ven que es una cosa cotidiana, que todos los adultos hacen y no pueden entender, por ello, que su consumo sea malo para el organismo.

Pero claro, la edad de inicio del consumo de alcohol ronda los 14 años, lo cual es una pena y un dato en el que todos tendríamos que recapacitar. Insisto: todos somos los responsables. El problema se tiene que atajar en la base (como todo), no una vez que ya no tiene solución.

Por eso, la educación es el pilar que sustenta los cimientos de los adolescentes, a los que hay que explicar que el alcohol es malo y negativo para ellos. Un consejo es que no le cuentes al niño los efectos a largo plazo del alcohol, ya que lo verá como algo muy lejano. Lo mejor es que le hables de los aspectos más cercanos, como el riesgo de accidente tráfico.

Pese a que los padres no sean muy dados en esto de hablar de temas tabú, es la mejor manera de concienciar a sus hijos sobre lo bueno y lo malo de la vida. De hecho, hay estudios que dicen que solo la mitad de los padres hablan con sus hijos de alcohol. Hay que empezar a contarles lo que es el alcohol desde muy pequeños, con seis años, que aprendan a tratar el tema con naturalidad y a desdramatizarlo.

Preguntale su opinión, saca el tema, hazle partícipe, que opine, dile por qué es malo tomar alcohol, no seas ni muy permisivo ni muy pasota, que no parezca un interrogatorio, …

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: General


  • avatar
    Ingrid

    Como hablar de alcohol a nuestros hijos si los padres y adultos son los primeros en dar mal ejemplo.