>Blog de Salud y Belleza

Las hierbas aromáticas en tus platos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

hierbas aromaticas

Entendidas como tal, las hierbas aromáticas están destinadas a dar sabor a los platos, para que los alimentos se condimenten y potencien su sabor. Por tanto, desde nuestro blog de salud te contamos los aspectos más importantes de las hierbas aromáticas en tus platos, con una serie de pequeños consejos, útiles para tu cocina.

Lo primero que debemos tener en cuenta es en el uso de las hierbas aromáticas, en el sentido de que si dan mucho sabor, por lo que no conviene echar mucha cantidad. Ten en cuenta que el objetivo es de complementar tus platos, no para variar el sabor de la comida: cada alimento tiene su sabor y las hierbas aromáticas sirven para darle un toque de distinción.

Las hierbas aromáticas más consumidas en España son la albahaca, el estragón, el perejil, el romero, el tomillo, el orégano, el laurel o la lavanda.

Por otro lado, es importante saber cuándo hay que echar las hierbas aromáticas al guiso (o a la comida que se esté haciendo, se entiende). En este sentido, es preferible añadirlas al final de la cocción,ya que si se añade antes es posible que el sabor de la hierba se pierda con el calor de la cocción. Pero claro, esto depende de cada hierba y de los gustos de cada uno. Por ejemplo, el laurel, el tomillo o el romero es aconsejable cocerlos con la comida, para que suelten todo el sabor que tienen.

En el caso de que sean comidas frías, no importan cuándo se añadan las hierbas aromáticas, pero es aconsejable echarlas cuanto antes, para que los alimentos vayan cogiendo su aroma.

Otro tema interesante es el de si se deben mezclar o no varias hierbas aromáticas. Depende, cada uno tiene sus gustos, pero lo que sí aconsejamos es que antes de hacer una comida con varias hierbas, te asegures de que te va a gustar o de que va a quedar bien. Puedes probarlo en una pequeña cantidad de comida. En realidad, lo de mezclar varias hierbas va por gustos. Esto también se puede aplicar a la cantidad de hierbas aromáticas que le eches a las comidas.