>Blog de Salud y Belleza

Infección por Helicobacter pylori

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

El Helicobacter pylori es una bacteria que habita en el estómago y puede llegar a dañarlo, ya sea por las enzimas y citotoxinas que produce, o bien, por una serie de procesos inmunológicos que tienen como objetivos luchar contra esta bacteria. Puede sobrevivir en un medio tan ácido como el estómago gracias a que segrega amoniaco.

Dolor-estomago

Esta bacteria con forma de espiral y móvil es la principal causante de úlceras, tanto del estómago como del duodeno, así como de algunos tipos de gastritis y sangrado alto en niños. La bacteria se adquiere en la infancia y puede vivir durante muchos años en el interior del estómago.Es muy importante su detección y tratamiento, ya que puede llegar a provocar incluso cáncer.

Hay que prestar el interés debido a la infección por Helicobacter pylori, ya que, aunque en muchos casos no cause ningún síntoma, tiende a generar muchos problemas de salud si no se trata adecuadamente. Además, es muy resistente a los fármacos.

Los principales factores de riesgo de infección por esta bacteria son alimentos frescos mal conservados, el agua, la corta edad, compartir utensilios personales, los episodios de diarrea habituales y el hacinamiento. La prevención más adecuada frente a estos factores es mantener una higiene adecuada, no consumir agua y vegetales crudos, así como evitar compartir utensilios de uso personal. Estudios recientes demuestran que le té verde puede prevenir la inflamación habitual que origina el H. pylori.

helicobacter-pylori

Algunos de los principales síntomas que origina la infección por esta bacteria son los siguientes:

– Dolor de estómago cuando se encuentra vacío, especialmente por la noche.

– El dolor abdominal que da comienzo antes de la hora después de comer es el más habitual.

– Náuseas leves o moderadas.

– Sensación de mucho hambre poco después de terminar de comer.

– A veces puede causar pérdida de peso y apetito, ardor y distensión abdominal.

– Diarrea crónica.

– Anemia ferropénica que no está originada por otra causa.

– En los niños puede producir retraso en el peso y en la altura, así como retraso puberal en niñas.

Si hay alguno de estos síntomas hay que acudir siempre al médico para que pueda realizar el diagnóstico y establezca el tratamiento conveniente. El diagnóstico se podrá basar en la sospecha de ulcera o inflamación, y deberá ser confirmada con análisis de sangre y heces, y pruebas del aliento. En algunos casos puede requerir la realización de una biopsia, en la cual se mide la ureasa activa (test rápido de la ureasa).

La eliminación de la bacteria H. pylori no es sencilla, ya que es muy resistente. Por eso, en la mayoría de los casos se requiere la utilización de dos o más antibióticos al mismo tiempo para combatirla durante 1 o 2 semanas. Además, se suele utilizar medicamentos para bloquear el ácido gástrico (omeprazol), permitiendo una reducción de la inflamación que genera la bacteria.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados, General