>Blog de Salud y Belleza

La salud de tus pies, en manos de expertos en lugar de remedios caseros

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Muchas veces no somos conscientes de su importancia, pero la salud de nuestros pies precisa de las revisiones al podólogo correspondientes para prevenir enfermedades o afecciones que puedan poner en riesgo su bienestar cuando los remedios caseros ya no resultan eficaces.

La salud de tus pies, en manos de expertos en lugar de remedios caseros

Un calzado adecuado, hábitos de higiene, hidratación o aplicación de masajes relajantes son algunos de los cuidados que pueden ayudar a mejorar el estado de nuestros pies.

No obstante, cuando las molestias, el mal olor o cualquier otra afección se adueña de esta parte de nuestro cuerpo, los remedios caseros como baños de agua caliente, aplicación de cremas hidratantes, pasta de plátanos, aceites vegetales o mezcla de zumos de limón y vaselina son solo una ayuda complementaria a los tratamientos determinados por el especialista médico.

Cuida la salud de tus pies con la ayuda del podólogo

La podología se encarga del estudio de las enfermedades y alteraciones que afectan a nuestros pies, por esa misma razón este tipo de profesionales altamente cualificados te proporcionarán la ayuda que necesitas en la labor de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las condiciones anormales de los pies y el resto de miembros inferiores, como por ejemplo para realizar un tratamiento del pie diabético.

Por la consulta de este tipo de profesionales han pasado todo tipo de afecciones, siendo las más comunes aquellas relacionadas con la infección por hongos de las uñas de los pies, la onicocriptosis o encarnación de las uñas, pie de atleta, callos o lo que se conoce como bromhidrosis, una afección de la piel provocada por la descomposición de la sudoración, lo que terminará generando un olor desagradable.

Cuida la salud de tus pies con la ayuda del podólogo

Cuando nos pongamos en manos de estos profesionales, has de saber que en tu primera visita,  el podólogo te realizará una historia clínica para determinar cuáles son las enfermedades presentes y las que has tenido en el pasado, así como alergias a medicamentos o antecedentes quirúrgicos.

En el caso, por ejemplo, de que seas alérgico al látex se hará uso de guantes de vinilo para inspeccionar tus pies. El profesional podrá determinar las enfermedades o mal que amenaza a los mismos. Tales afecciones pueden abarcar desde la psoriasis (las uñas de los pies cambian de color, forma y dureza) hasta otros casos más extremos como la diabetes.

Resulta conveniente realizar una revisión anual al podólogo a todas las edades, a clínicas expertas como las de Láser Clipie, podólogos en Cáceres o podólogos en Badajoz,  aunque no exista ninguna molestia de por medio para aclarar cualquier duda, prevenir o tratar cualquier problema a tiempo. Por ejemplo, en el caso de los recién nacidos y durante los primeros meses de vida, se comprobará que el crecimiento de las uñas sea normal y que no aparecen problemas de encarnamiento.

En los adultos, las patologías más comunes suelen ser las fascitis plantares, infecciones por hongos, lesiones deportivas, inestabilidad de los tobillos, pies planos o cavos, durezas en las plantas de los pies o problemas por una sudoración excesiva.

ayuda del podólogo

Por lo general, los tratamientos propuestos por el podólogo no son agresivos, empleando para ello un instrumental muy variado. En determinados casos, se puede recurrir a la cirugía, especialmente cuando hablamos de juanetes, dedos en martillo, dedos en garra o uñas encarnadas.

¿Y vosotros?, ¿soléis acudir al podólogo al menos una vez al año?

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Tratamientos