>Blog de Salud y Belleza

¿Podemos tomar leche si somos intolerantes a la lactosa?

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

La intolerancia a la lactosa, producida en el organismo de aquellas personas que ante la ausencia de una enzima conocida como lactasa tienen dificultades para digerir la mencionada lactosa o azúcar natural presente en la leche, es una afección que sufren 1 de cada 3 personas en la sociedad española, ¿esto quiere decir que hemos de alejar la leche de nuestra dieta diaria? En nuestro blog de Salud os hablamos de la primera leche sin lactosa enriquecida en vitamina B6.

¿Podemos tomar leche si somos intolerantes a la lactosa?

Sobre la intolerancia a la lactosa

El cansancio, la pesadez, el malestar general, la distensión abdominal, las náuseas o la diarrea son algunos de los síntomas más comunes asociados a la antes comentada intolerancia a la lactosa. A pesar de que los datos oficiales nos hablan de la existencia actual de un 34% de los ciudadanos afectados por dicha intolerancia, lo cierto es que únicamente el 10% de estos casos están diagnosticados.

Los exámenes que en el ámbito médico se llevan a la práctica para detectar la intolerancia a la lactosa abarcan desde las llamadas pruebas de aliento para lactosa-hidrógeno, análisis del ph presente en las heces o las pruebas de tolerancia al azúcar natural de la leche.

Sobre la intolerancia a la lactosa

De entre los productos lácteos que pueden ser más fáciles de digerir destacamos leche de soja, productos fermentados como el yogur, el helado, o, incluso, la leche de cabra. No obstante, como se comentaba en líneas anteriores, el hecho de ser intolerante a la lactosa no quiere decir que debamos sacrificar el consumo de leche en nuestra dieta, dado que contiene nutrientes que son necesarios para nuestra dieta como son la vitamina D, el calcio, la proteína o riboflavina.

No hemos de confundir la intolerancia con la alergia a la proteína de la leche de vaca, porque en este último caso sí es necesario eliminar este tipo de alimento de la dieta diaria dado que tu organismo podría ser víctima de una reacción alérgica de especial gravedad en el aparato digestivo, vías respiratorias o, incluso, la piel. Sin embargo, si hablamos de una intolerancia, basta con optar por productos deslactosados.

Beneficios de la leche sin lactosa con vitamina B6

Una alternativa para nuestro organismo con objeto de seguir apostando por esta bebida saludable es fijarnos en productos como los que nos traen desde Pascual, a través de la primera leche sin lactosa enriquecida en vitamina B6 que podemos encontrar en el mercado.

Además de mantener el sabor agradable y atrayente que caracteriza a este tipo de productos, lo cierto es que Pascual ha añadido en su leche sin lactosa la enzima conocida como lactasa de la que hemos hablado al principio, encargada de dividir la lactosa y convertirla en azúcares más simples, haciendo que nuestro organismo lo pueda digerir más fácilmente.

Beneficios de la leche sin lactosa con vitamina B6

Precisamente, al estar enriquecida en vitamina B6, la leche de Pascual sin lactosa será de utilidad para combatir los síntomas asociados con el cansancio o la fatiga, otorgando esa sensación de mayor energía y fortaleza para afrontar cada una de nuestras responsabilidades diarias.

La piridoxina o vitamina B6 es un nutriente esencial que además de ayudarnos a combatir el cansancio, será ideal para el síndrome premenstrual y las complicaciones asociadas con la menstruación o las náuseas matinales relacionadas con el embarazo.

Leche sin lactosa

Recuerda, si eres intolerante, no por ello renuncies a la leche. En productos como leche Pascual sin lactosa enriquecida en vitamina B6 encontrarás la ayuda que necesitas para mejorar tu bienestar y sentirte más fuerte y sano, aprovechando todos los nutrientes de esta bebida que son necesarios para tu día a día.

¿Qué os parece a vosotros la leche sin lactosa enriquecida en vitamina B6 de Pascual?

Por:
Etiquetas:
Categorías: Nutrición