>Blog de Salud y Belleza

¿Qué es el crudivorismo?

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

El crudivorismo es la alimentación compuesta de alimentos que, siendo sanos, pueden ingerirse totalmente crudos. El principal atractivo es conservar al máximo los nutrientes y la energía que brindan los alimentos, que generalmente se ven alterados con los diferentes tipos de cocción.

Es una dieta recomendada únicamente para personas sanas, sin ningún problema digestivo; y cuanto mejor será si tiene la guía de un profesional naturista.

Hay que respetar algunas reglas básicas por ejemplo: los cereales, las legumbres y los feculentos (papa-batata-mandioca) preferiblemente no deben consumirse crudos, para evitar exponerse a fermentaciones e intoxicaciones.

Pueden comerse crudos frutas maduras, dulces, ácidas, oleaginosas y con almidón; hortalizas en ensaladas que se pueden comer crudas y digerir bien; también derivados animales. Lo que se denomina semicrudivorismo es el régimen al que además se agrega pan u otro farináceo cocido.

Ventajas de comer crudo

Desde el punto de vista energético, durante la cocción, la energía electromagnética contenida en los vegetales se pierde. Desde lo bioquímico, la cocción destruye muchas de las vitaminas propias de los alimentos.

El crudivorismo es la forma de alimentarnos más mineralizante y trabaja en los síntomas artríticos.

Las células del organismo se nutren con materia viva y los tejidos regularmente se renuevan (asimilación y desasimiliación). Al hacerlo con sustancias sanas, con alimentos crudos altamente energéticos, ricos en agua y de gran poder antiséptico, se inicia naturalmente la regeneración celular y con ella la de todo el organismo.

El crudivorismo

  • Tonifica el sistema nervioso
  • Purifica la sangre
  • Regula las funciones endocrinas y las de excreción
  • Eleva la inmunidad

Si la practicamos adecuadamente, es la forma de alimentación más digestiva, ya que los alimentos crudos poseen enzimas naturales que facilitan la digestión.

Cómo iniciarse en el Crudivorismo

Ten en cuenta que todo alimento crudo que no sea agradable para el paladar es inadecuado para el consumo. Las frutas oleaginosas: almendra, piñone, coco, aceitunas, avellanas, maníes, nueces, pistachos. También es recomendable comer frutas desecadas: pasas de higo, pasas de uvas, pasas de cereza, pasas de ciruela, de dátil, orejones de manzana.

Imagen