>Blog de Salud y Belleza

¿Qué es el Síndrome de Piernas Inquietas?

Autor: 2
Comparte este artículo
 

sindrome de piernas inquietas


¿Sufres sensaciones un tanto molestas o desagradables como pinchazos, hormigueo o dolores en ciertas extremidades de tu cuerpo como las piernas?, un porcentaje reducido de la población padece lo que se conoce como el síndrome de piernas inquietas.

El estrés al que estamos sometidos en la sociedad actual, fruto del ritmo frenético con el que emprendemos muchas de nuestras actividades diarias y de las preocupaciones que acumulamos en nuestro interior, procendentes tanto del ámbito personal como profesional, pueden llevarnos a pensar que el movimiento descontrolado de nuestras piernas cuando nos encontramos en una situación de reposo absoluto tiene su explicación en una mera acumulación de nervios.

Realmente, el conocido como SPI o Síndrome de piernas Inquietas es una enfermedad poco conocida por los médicos de atención primaria y, en definitiva, por un amplio sector de la población, que suele encontrar en el estrés o la varices una explicación más lógica y racional a este trastorno, pero no es del todo cierto.

piernas inquietas

Ante esta situación, organizaciones como la Sociedad Española de Neurología y Fundación del Cerebro se han sumado al reto de emprender campañas de concienciación sobre esta enfermedad para potenciar su conocimiento entre la sociedad y evitar así el rechazo e incomprensión de estos pacientes.

¿Qué es, entonces, el llamado SPI? , para ser más exactos, nos encontramos ante un trastorno de tipo neurológico, también conocido como enfermedad de Willis Ekbom (EWE),  en función del cual los pacientes experimentan la sensación y necesidad prácticamente irresistible de mover constantemente sus piernas cuando se encuentran en estados de reposo o pasividad.

Este dinamismo necesario que sufren estos pacientes se puede manifestar, por ejemplo, mientras permanecen sentados, y puede resultar especialmente molesto al final de la tarde o ya entrada la noche,  dificultándonos conciliar el sueño e impidiendo de esta forma descansar las horas necesarias.

Evidentemente, las consecuencias inevitables de este síndrome, fruto de no dormir las horas de sueño que nuestro cuerpo necesita, nos llevan a adoptar mal humor, mostrarnos irritables frente a los demás al día siguiente, perder cierta concentración y, en definitiva, cierta angustia por no saber qué es lo que realmente nos está pasando.

Los síntomas más comunes de esta enfermedad serían los siguientes:

1) Sensaciones molestas y desagradables en extremedidades, especialmente las piernas.

2) Dichas sensaciones provocan un deseo incontrolable de moverlas, levantarse del asiento y caminar, en un intento por aliviar ese malestar.

3) Esas sensaciones se describen como pinchazos, hormigueo, calambres o dolor en algunos casos. A pesar de que durante el movimiento en cuestión, ya sea sentado o caminando, parece que se van apaciguando, cuando se vuelve al estado de reposo, reaparecen.

Los efectos derivados de este síndrome constituyen un deterioro considerable en la calidad de vida del paciente, pues, además de la irritabilidad y mal humor que se comentaba en líneas anteriores, los pacientes no podrán desarrollar con normalidad ciertas tareas de su vida diaria como las actividades de ocio.

Esto último hace que, por desgracia, muchas veces estos pacientes sean rechazados o incomprendidos por las personas de su entorno social.

sindrome piernas inquietas

Se podrían distinguir dos clases de SPI de ciertos rasgos distintivos :

1) Por un lado estaría el SPI primario o idiopático, de causa genética desconocida y cuyos síntomas suelen aparecer antes de los 35 años de edad . La progresión de la enfermedad en este caso es mucho más lenta y pausada.

2) En segundo lugar, tenemos el SPI secundario puede ser provocado por otro tipo de cuestiones que nada tienen que ver con la genética. Circunstancias como el embarazo, déficit de hierro, mielopatías, uremia, síndrome de fatiga crónica o fibromialgia o artritis reumatoide pueden conducir a este trastorno.

Esta enfermedad, como se especifica anteriormente, afecta a un reducido porcentaje de la población, de ahí su desconocimiento en líneas generales en este momento. Los datos más recientes, de los muy diversos estudios publicados, dan cuenta de que en España un total del 5, 5% de la sociedad padece este trastorno. Igualmente, se demuestra que más de la mitad de los pacientes que acuden al médico de atención primaria reciben otro diagnóstico.

comprension

La existencia de este tipo de enfermedades tan desconocidas o, denominadas más popularmente “raras” por el resto de la sociedad como sucede con la fibromialgia y otras muchas, provoca que su incompresión sea total por muchas de las personas que giran a su alrededor, aunque no siempre es así en todos los casos.

¿Y vosotros?, ¿qué pensaís acerca de este síndrome?, ¿qué consideráis que se podría hacer para potenciar su conocimiento e investigación en la sociedad hasta encontrar un tratamiento para esta enfermedad?


“Con el Aval Social de la Sociedad Española de Neurología y de la Fundación del Cerebro.”

 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Enfermedades hereditarias


  • avatar
    Teresa

    Benita, puedes encontrar mucha informacion en la Asociacion Española de sindrome de Piernas Inquietas, su web es http://www.aespi.net, seguro que ellos te ayudan.

  • avatar
    benita diaz jara

    yo soy una persona que padece lo de las piernas inquietas, mi padre ya lo padecio, mi hija empiezo con 33 años y mi nieta con 9 años ya suele tener algunos signos de lo nuestro, gracia me gustaria que me contestaran y me dijeran alguna solucion, vivo en chilches provincia de castellon