>Blog de Salud y Belleza

Remedios Contra la Gripe A II

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Como ya se ha informado en la primera parte de este artículo, hace algunos días lanzaron la campaña mundial “Llamado a la acción” que apunta a reducir el impacto de la Gripe A H1N1, la primera pandemia del siglo XXI. En esta ocasión, este blog de salud hará referencia a un documento relacionado con esta iniciativa que fue publicado en el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sobre la Gripe A H1N1

Según este documento, los principios fundamentales son seis: 1) La Gripe A se propaga rápidamente y su futura evolución no se puede prever; 2) la mayoría de los casos presenta síntomas leves y se recupera sin necesidad de atención médica; 3) las mujeres embarazadas y las personas con condiciones médicas subyacentes corren un riesgo creciente de enfermedad grave y a veces fatal; 4) aunque los virus de todos los sitios de brotes son virtualmente idénticos, es probable que el impacto de la pandemia sea más grave en aquellos países con sistemas de salud frágiles; 5) la pandemia puede desviar los escasos recursos y menoscabar la capacidad de servicios de salud ya frágiles; y 6) los países cuyos servicios de salud están sobrecargados a causa de otras importantes enfermedades tendrán grandes dificultades para gestionar la oleada de casos de Influenza A.

Dicho documento también menciona cinco medidas para reducir el impacto de la pandemia, de las cuales ya se ha hecho referencia en la primera parte de este post, pero que a continuación se detallarán más a fondo. La primera de ellas es identificar a las poblaciones con mayor riesgo de enfermedad y muerte (por ejemplo, las personas con patologías subyacentes y mujeres embarazadas).

La segunda es reducir la mortalidad mediante el tratamiento de la neumonía y las enfermedades respiratorias. Entre las varias cosas de las que hace referencia el documento, se destaca por ejemplo capacitar, supervisar y asegurarse que los trabajadores de la salud, incluidos los comunitarios, sepan detectar, clasificar y tratar la neumonía y las enfermedades respiratorias agudas de conformidad con los protocolos nacionales.

La tercera medida es reducir la propagación de la enfermedad a través de, por ejemplo, la preparación y difusión de mensajes sobre comunicación del riesgo y medidas de prevención de carácter individual y social por parte de trabajadores de la salud o voluntarios.

La cuarta es seguir prestando servicios críticos y prepararse para lo peor. En este punto, es importante mencionar que es necesario examinar, revisar o crear planes de continuidad de funcionamiento para que todas las organizaciones clave prosigan sus operaciones críticas.

La quinta y última medida que se menciona en el documento, que está disponible para todo el mundo en la web de la OMS, es planificar y coordinar esfuerzos a través de, por ejemplo, actividades relativas a la pandemia en los mecanismos de coordinación existentes.

Imagen sujeta a licencia CC