>Blog de Salud y Belleza

Síndrome postvacacional en niños

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Desde esté blog de salud hemos tratado en anteriores ocasiones aspectos relativos al síndrome postvacacional. En esta ocasión queremos profundizar un poco más en esta cuestión y analizar el síndrome postvacacional en niños, una situación que para muchos padres puede pasar desapercibida, pero que los niños también sufren como los mayores.

niños estudiando

Es importante volver a recuperar el nivel de vida cuanto antes, pero eso sí, progresivamente, no es nada bueno hacerlo de golpe. Poco a poco, hay que acostumbrar al pequeño a que retome la actividad diaria que le va a acompañar a lo largo del curso. Ellos son más sensibles que nosotros, por lo que tenemos que cuidarles e ir adaptándolos paulatinamente a la rutina, a que recuperen los hábitos del día a día.

El síndrome postvacacional en niños pasa por recuperar los hábitos de alimentación, ya que este es un aspecto clave en los pequeños. Una alimentación sana y llena de energía, ayudan a mejorar el rendimiento escolar y a cargar las pilas ante el nuevo curso. Por ello, también es recomendable hacer cinco comidas al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Es importante inculcarles el hábito, más aun después de las vacaciones, época en la que los horarios se pierden un poco.

La vuelta al cole de los niños es un cambio en el día a día que han tenido en la época estival, en donde han tenido todo el tiempo del mundo para aburrirse. Este es un motivo por el que muchos niños están deseando volver a clase y encontrarse con sus amigos y compañeros. Hay que saber adaptar a los pequeños en la vuelta a la rutina, ya que el síndrome postvacacional en niños puede generarles ansiedad e incluso, en algunos casos, miedos o dudas. Hay que saber combinar los factores psíquico y físico: darle descanso al niño por la noche, que se acueste pronto y cargarle las pilas con una correcta alimentación. Estos son los pilares básicos de la vuelta al cole: del síndrome postvacacional en niños.