>Blog de Salud y Belleza

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Este trastorno de ansiedad y de personalidad puede afectar tanto a niños como adultos. El trastorno obsesivo compulsivo se caracteriza por una serie de pensamientos, imágenes, impulsos o ideas intrusivas y recurrentes que producen preocupación y conductas repetitivas, denominadas compulsiones, para aliviar la ansiedad.

Este trastorno acapara rituales de limpieza, de repetición, de orden, de comprobación o de acumulación. Cuando estos rituales no se pueden realizar por la razón que sea, el individuo sufre ansiedad.

Las obsesiones más típicas que sufren las personas afectadas por el trastorno obsesivo compulsivo acaparan las siguientes, entre muchas otras:

Preocupación excesiva por la contaminación o de contraer enfermedades; obsesiones relacionadas con la sexualidad; de tipo agresivo en las que se tema el daño a uno mismo o a otras personas del entorno cotidiano; obsesión con la inteligencia y las facultades mentales; adicciones a coleccionar o estar suscrito a determinados archivos; escrupulosidad excesiva;  ideas religiosas extremas.

Entre las compulsiones más comunes encontramos las siguientes:

-Lavarse de forma constante; contar objetos o hasta un determinado número; tocar; repetir la misma acción de forma continuada hasta considerar que está bien hecha; rezar; asegurarse continuamente de haber cerrado la puerta, de haber cerrado el agua; ordenar o acumular.

Como es un trastorno que acapara diferentes manifestaciones, cada individuo requiere de un tratamiento especializado acorde a sus características concretas. Este trastorno puede estar asociado con otros problemas del paciente a la hora de buscar las causas, por tanto debe de tratarse de forma especializada. Por lo general, las primeras intervenciones están orientadas a reducir la ansiedad del paciente.

Las causas de este trastorno no se saben a ciencia cierta actualmente. Se suele apuntar a ciertos conflictos intrapsíquicos o a conflictos sexuales reprimidos. También se considera que puede tener relación con los traumatismos craneales, anomalías cerebrales o con otras infecciones que puede presentar el paciente.

Fuente imagen thinkstock.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Psiquiatría