>Blog de Salud y Belleza

Tratamientos Médicos

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Y quien dice la mitad, posiblemente, se pueda quedar corto. Es sabido que cuando vamos al médico y nos receta un antibiótico, pastillas o un tratamiento médico en general, a los dos-tres días, cuando nos encontramos más o menos bien, nos olvidamos de seguir tomándolo y lo dejamos. En este blog de salud te contamos la consecuencia: la mitad de los enfermos no acaba el tratamiento.

enfermera medicamentos

La sensación de encontrarse un poco mejor que cuando se acude al médico, aunque sólo hayan pasado tres días, es para muchos razón suficiente para dejar de tomarse los fármacos que le ha recetado el médico. La principal consecuencia de esto es que el estado de salud se puede agravar y pueden surgir complicaciones o recaídas, que son, como popularmente se sabe, peores.

Además, los enfermos crónicos son otro grupo que podemos meter en el bombo de los “peligros” por no acabar el tratamiento. En estos casos, los efectos secundarios, la menor eficacia de los medicamentos o un mal nivel de vida son algunas de las consecuencias que se pueden desprender. Por ello, los enfermos crónicos tienen que tener especial cuidado para no olvidar una toma de medicamento. Del mismo modo, puede ser relativamente sencillo que un enfermo que tenga que tomarse varios medicamentos en un día, se olvide de uno. Una solución para ésto último son los pastilleros.

Decir que la mitad de los enfermos no acaba el tratamiento supone decir que hay quienes sí lo cumplen a rajatabla. Los que sí lo hacen suelen ser aquellos pacientes que están bien informados sobre su enfermedad, conocen los factores de riesgo que tiene, los buenos y los malos hábitos de vida o saben cuáles son los beneficios que supone cumplir con el tratamiento médico.

Los enfermos que se olvidan una toma así como la falta de conocimiento de su enfermedad son algunas de las causas que motivan que la mitad de los enfermos no acabe con el tratamiento médico.