>Blog de Salud y Belleza

Urticaria crónica, fuente de estrés y ansiedad

Autor: Comentar
Comparte este artículo
2 agosto, 2016

La aparición de edemas, prurito y eritema junto con dolores de cabeza, náuseas y vómitos, asma, tensión baja, estreñimiento, dolor abdominal o astralgias son algunos de los síntomas más característicos de la urticaria crónica, una de las patologías de la piel que afecta a un porcentaje cada vez mayor de la población.

Urticaria crónica, fuente de estrés y ansiedad

A pesar de que puede producirse a cualquier edad, la urticaria aparece mayoritariamente tras la adolescencia. Una de las manifestaciones más claras de esta afección la encontramos representada en ronchas o habones, ligeramente elevados o de color rojizo. Algunas de las áreas más afectadas son las nalgas, el tronco o el pecho. No obstante, también puede surgir de manera generalizada por toda la superficie del cuerpo.

Las causas más habituales son las que dan lugar a la urticaria aguda. Los alérgenos más implicados en este tipo de urticaria son los huevos, el marisco o frutos secos como las nueces. También existen ciertos medicamentos que pueden producir esta manifestación cutánea, aunque también puede deberse a infecciones, el contacto con agentes irritantes o picaduras de insectos.

La lesión más típica de la urticaria es el habón, una lesión que pueden aparecer con el paso de los minutos, agruparse y desaparecer. En el caso concreto de la urticaria crónica este proceso se prolonga en el tiempo y carece de cura. En este momento, todos los tratamientos existen están enfocados a paliar y controlar sus síntomas. En un elevado porcentaje de casos, la sintomatología antes especificada desaparece antes de los cinco año, pero en un 11% la prevalencia será superior a este período.



De manera aproximada, la mitad de los casos de urticaria crónica son de origen autoinmune, de forma que se detecta la presencia de un tipo de anticuerpos que generarán una estimulación crónica de los mastocitos que liberan histamina.

Precisamente, el intenso picor, ronchas, angioderma y la repentina aparición de estos síntomas se presentan como una destacada fuente de estrés y tienen un gran impacto a nivel emocional y psicológico que puede contribuir a desarrollar estados de ansiedad y depresión.

En el vídeo que os presentamos en este mismo artículo se muestra la vida de Antonio, un paciente con urticaria crónica que da testimonio de cómo es su día a día con una afección cutánea como ésta.

Urticaria crónica, fuente de estrés y ansiedad

Desde Novartis se acerca este mensaje para proyectar un brillo de esperanza a las personas que padecen esta afección y concienciar sobre lo importantes que resultan los cuidados. En Novartis nos recomiendan consultar con nuestro especialista médico y sigas sus indicaciones para controlar tu enfermedad. En este momento existen diferentes alternativas como pueden ser los activadores de los receptores de glucocorticoides, bloqueadores de la inmunoglobulina E (IgE) y antagonistas de los receptores de la histamina H1 de segunda generación.

Imprevisible y causante de color, la urticaria crónica es una afección con la que muchas personas han de convivir desde que se levantan hasta que se acuestan. Gracias a testimonios como los de Antonio es posible ver una luz al final del camino y llegar a recuperar esa ilusión que perdimos con el tiempo.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Piel