>Blog de Salud y Belleza

Cómo combatir el dolor de espalda

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

El dolor de espalda puede tener su origen en un gran número de causas, como lesiones, degeneración de las vértebras, infección, tumores, sobrecarga o traumatismos. La causa exacta puede ser bastante complicada de identificar en algunos casos, ya que puede originarse en tejidos blandos, en el hueso, en el disco intervertebral o en la red de nervios que la atraviesan.

espalda-mujer

Sin embargo, el origen más habitual de esta dolencia es de origen mecánico: al aumentar la presión en el espacio intervertebral, el disco es desplazado, irritando la raíz nerviosa que es la que finalmente orina la aparición del dolor. Al aparecer el dolor, el cuerpo produce una reacción que consiste en inmovilizar la zona a través de lo que conocemos como contractura muscular refleja.

Es el problema médico más habitual en las sociedades más desarrolladas y el dolor lumbar es la principal causa de incapacidad en personas de más de 45 años. Prácticamente todo el mundo padece, en al menos una ocasión, dolor de espalda a lo largo de su vida. De ahí que es importante conocer aquellos movimientos, y posturas erróneas que favorecen el dolor de espalda, así como los principales factores de riesgo y consejos que nos pueden ayudar a evitar su aparición.

Las malas posturas son uno de los principales enemigos de la espalda. Si se mantienen en el tiempo terminarán más pronto que tarde por provocar lesiones y dolor en espalda. Por ese motivo, es muy importante sentarse bien cuando estamos trabajando o estudiando por el gran número de horas que pasamos sentados.

– Del mismo modo, hay que evitar las posturas mantenidas en el tiempo, ya que sobrecargan la musculatura o las estructuras de la columna vertebral.

– Utilizar una silla baja nos ayuda a tener las piernas flexionadas, de manera que descarguemos la zona lumbar. Esta silla debería ser también más baja que la mesa, con la finalidad de que nos veamos en la obligación de pegar la espalda contra el respaldo, manteniendo de esta forma la postura correcta a la hora de sentarnos y evitando, por el contrario, la típica posición de echarnos hacia delante que hay que impedir a toda costa.

– El incremento de la tensión nerviosa origina contracturas en los músculos de la espalda. Por eso, es importante aprender a realizar ejercicios y técnicas de relajación, así como ejercicios de estiramiento que nos ayuden a evitar la aparición de dolor.

– Cuando realizamos cualquier tipo de deporte, hay que dedicar tiempo a practicar los movimientos correctos, ya que son gestos que se realizan muchísimas veces, por lo que si está mal realizado provocará la aparición de fuertes dolores de espalda y la aparición de lesiones.

dolor-espalda

En todos los casos, la repetición reiterada o la prolongación en el tiempo es la causa final de que se origine el dolor de espalda. Ya que en la mayoría de las ocasiones son actividades que no podemos dejar de hacer, es muy importante aprender hábitos posturales correctos, realizar ejercicios encaminados a fortalecer nuestro sistema muscoloesquelético, evitar aquellas actividades y riesgos que son contraproducentes y aprender a utilizar de una forma correcta nuestra espalda.

Es importante saber que el dolor es la primera señal que nos da el cuerpo para avisarnos que no estamos cuidando de una forma correcta o suficiente nuestra espalda. Por eso, hay que señalar que tomar medicinas para evitar el dolor nos puede aliviar, pero no son la solución al problema.