>Blog de Salud y Belleza

Juegos de azar: patologías

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Juegos de azar: patologías

A primera vista, la relación que puedes ver en el título puede parecer un tanto extraña, es decir, juegos de azar: patologías. Pero en nuestro blog de salud vamos a comprobar que tienen cierta relación. ¿Quieres verlo?

Para empezar, es conveniente que sepamos de qué estamos hablando. Una patología es la parte de la medicina que se encarga del estudio de las enfermedades, además, es el conjunto de síntomas de una enfermedad. Dicho lo cuál, podemos empezar a ver la relación entre patologías y juegos de azar.

Jugar a una máquina tragaperras, es algo que todos hemos hecho alguna vez, o al menos, hemos visto jugar a alguien en algún bar; jugar a la lotería, echar la quiniela o cualquier tipo de juegos de azar es muy adictivo, y lo peor que te puede pasar es que te toque un premio. Me refiero, claro está, a un premio pequeño, porque si te tocan miles de millones…apaga y vamonos. Decía que es lo peor que te puede pasar, porque te “enganchas” al juego, y salir es complicado. La esperanza de todo jugador en un juego de azar es negativa, es decir, a la larga, se tiende a perder dinero, siempre, en cualquier juego de azar. Por eso digo que si te toca un premio pequeño, es lo peor que te puede pasar, porque vas a seguir jugando, te vas a “enganchar”, y a la larga, vas a perder dinero.

En el año 1980 se reconoció por primera vez el juego compulsivo como un trastorno y se le dió el nombre de juego patológico. Años más tarde, se llegó incluso a comparar el juego patológico con el alcoholismo o la drogadicción, ya que genera cierta dependencia igual que estos. El juego patológico se entiende como una especie de deterioro mental, físico y emocional, que tiene que ver con el control de la conducta del juego.

Es un tema bastante grave, ya que la facilidad para apostar dinero y para perderlo es muy alta. Espero que tengas más conciencia de la relación juegos de azar: patologías. Pero ya sabes, en caso de que caigas en las redes de la tentación, lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General, Neurología