>Blog de Salud y Belleza

Propiedades nutricionales del gazpacho

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Con la llegada del calor, comienzan a apetecernos más las comidas frías y ligeras. Sopas frías como el ajoblanco, el salmonajero y el gazpacho se convierten en las recetas más deseadas. Mención especial para el gazpacho, que se convierte en uno de los platos estrellas de la dieta mediterránea y también uno de los más conocidos a nivel mundial. Además de estar delicioso, ayudar a saciar la sed y aplacar el calor propio de los meses de verano, el gazpacho es un gran aliado de nuestra salud.

Aunque se puede preparar de múltiples formas, la receta más habitual incluye como ingredientes principales: tomates, pepinos, pimientos, cebolla y ajo, alimentos que aportan un gran número de nutrientes. Es, por tanto, una opción perfecta y muy nutritiva para acompañar a una dieta rica y equilibrada.

Siempre que se modere el uso del pan y del aceite de oliva, el gazpacho realiza un aporte calórico muy bajo, debido a que el principal componente utilizado para su preparación es el agua. Por hacernos una idea, un plato de sopa o un vaso de unos 250 cc de gazpacho contiene aproximadamente 85 calorías, que se dividen en un 19% de hidratos, un 74% de grasas monoinsaturadas procedentes del aceite y un 7% de proteínas. Esto hace que el gazpacho sea muy recomendable para personas que están realizando una dieta hipocalórica o para aquellas que quieran controlar su peso. Asimismo, está comprobado su efecto saciante, por nos ayuda a calmar el apetito de forma saludable.

Al estar compuesto en su mayor parte por agua (no sólo por la que utilizamos para su preparación, sino también por la contenida en los vegetales), nos ayuda a estar perfectamente hidratados y a mantener la temperatura corporal, algo muy importante en esta época del año. Es por eso también que es una bebida veraniega muy recomendable para personas mayores o niños que requieren de una mayor hidratación.

El gazpacho proporciona grasas “buenas”, ya que proceden del ácido oleico que contiene el aceite de oliva. Este ácido tiene efectos positivos sobre el colesterol bueno, por lo que ayuda a reducir la presión arterial y el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares.

Por su composición, el gazpacho es rico también en fibra vegetal, por lo que nos ayudará a realizar la digestión y a que el intestino trabaje mejor. Es muy recomendable su consumo también para personas con problemas de estreñimiento.

El gazpacho tiene un alto contenido en vitaminas A, C y E, así como de minerales como el potasio, el fósforo y el hierro. Es también una importante fuente de carotenos, por lo que está bebida tiene propiedades antioxidantes, ayudando a proteger nuestras células, retrasando el envejecimiento y las enfermedades crónicas. Además, en los alimentos de origen natural el nivel de grasas y colesterol es inexistente. Es perfecta también para controlar el estrés y para personas convalecientes.

En definitiva, el gazpacho nos ofrece una combinación perfecta de nutrientes para refrescarse en verano de una forma muy saludable gracias a los numerosos beneficios que aporta a nuestro organismo.

 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados, Dietética, General, Nutrición