>Blog de Salud y Belleza

Recomendaciones para unas uñas sanas

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Uñas sanas

Unas Uñas sanas. Autor: Nightrose

A diario usamos las uñas sin darnos cuenta de cuánto sufren. Los productos químicos, abrir latas e incluso el agua, las dañan y provocan una debilidad que en muchas personas es persistente. Existen muchas personas preocupadas por estos motivos, y muchos productos que aseguran su recuperación, pero lo cierto es que estos remedios son temporales y lo más acertado es prestarles un poco más de atención en el día a día.Con estas recomendaciones, y sin salir de casa, puedes mejorar la salud de tus uñas y lucir unas manos envidiables.

Lavar los platos con guantes. Los componentes químicos que tienen los jabones afectan negativamente a la dureza de las uñas. Al ponerse unos guantes se evitará el contacte con éstos directamente sobre las uñas y no las ablandarán.

Consumir proteínas. El principal componente de las uñas y el pelo son las proteínas, al incrementar su consumo se está incrementando la dureza y resistencia de ambos. Algunos alimentos ricos en proteínas son la soja y las carnes blancas.

Los ácidos-grasos. Para conservar la dureza de las uñas también se requiere de ellos. Los contienen alimentos como el huevo o la nuez.

Humedecer las uñas con aceite al cortarlas o limarlas. Si estas acciones se llevan a cabo con las uñas secas éstas tienden a romperse con mayor facilidad. Otra recomendación es que al limarlas se haga en una sola dirección, y darles una forma sutilmente cuadrada.

Repararlas rápidamente. En cuanto se rompa una uña hay que cortarla o limarla para que el daño no se incremente. También existen pegamentos específicos para uñas, que solucionan estas situaciones.

Mantenerlas cortas. Es la forma más efectiva de que no se rompan. De este modo se evitarán situaciones como la anterior.

No abusar del quitaesmalte. Este producto reseca mucho las uñas, por lo que debe aplicarse con moderación, en pequeñas cantidades y, preferiblemente, no más de una vez a la semana.

No usar uñas artificiales. Los productos que se utilizan para su colocación son agresivos con la uña real. Incluso al quitarlas, se puede arrancar parte de su superficie. Las uñas postizas no resuelven el problema, sólo lo enmascaran.

Evitar usar las uñas como herramienta. El uso que le damos a diario a nuestras uñas a la hora de, por ejemplo, abrir latas, retirar etiquetas o quitar grapas, las dañan mucho más de lo que a simple vista parece.

No sumergirlas prolongadamente en agua. Al humedecerse se expanden y una vez se a evaporado el agua se contraen con tal rapidez que pueden llegar a agrietarse.

Si además de todo esto llevamos a cabo alguno de estos remedios caseros, luciremos unas uñas sanas y bonitas a diario.

1- Remojar unos 15 minutos las yemas de los dedos en media taza de aceite de oliva todas las noches antes de acostarse con el fin de hidratas las uñas.

2- Masajear las uñas con aceite de ricino lo cual alivia tanto las cutículas como las propias uñas. Para ello se debe aplicar una gota de este aceite a cada una. El aceite de ricino contiene vitamina E que ayuda a fortalecer la uña y además le da brillo.

Por:
Etiquetas:
Categorías: General