Beneficios de la dermocosmética

Beneficios de la dermocosmética

Con el aumento de la preocupación por la salud y bienestar, cada vez más personas se empezaron a preocupar, también, por los cuidados de la piel. Si, con anterioridad, los productos cosméticos eran utilizados principalmente por las mujeres para dar un extra de belleza y luminosidad a la cara y cuerpo, a día de hoy esos cuidados van un poco más allá, con productos, como los de Martidem, que ya no son específicamente de belleza sino que cuidan realmente la salud de la piel.

Y es de la unión entre estos cuidados cutáneos y los productos de calidad que se utilizan para mantener una pele joven y sana que nace la dermocosmética. En resumen, es intentar cuidarse por dentro y por fuera y que la piel no solo se vea bien sino que lo esté en realidad, con todas sus capas perfectamente sanas y equilibradas. Así, es posible mantener una piel cuidada y joven durante más tiempo.

Cómo aprovechar todos los beneficios de la dermocosmética

Teniendo en cuenta las necesidades de cada piel, hay productos específicos para tratar los problemas cutáneos sin limitarse a atenuarlos ligeramente o ocultarlos. No se trata de belleza sino de conseguir un verdadero cuidado dermatológico de nuestra piel.

Aunque cada producto se debe adaptar a las necesidades y características de cada persona, también es importante la edad para elegir el más adecuado. En realidad, cada edad se suele caracterizar por unos desequilibrios específicos que deben ser trabajados para alcanzar el equilibrio y que la piel luzca sana. Hay algunos básicos que se deben tener en cuenta, siempre buscando el más indicado para cada caso. Además, hay productos específicos para problemas más puntuales que se deban solucionar.

Limpieza diaria

Uno de los cuidados diarios que todas las pieles necesitan es una correcta limpieza diaria, tanto a primera hora de la mañana como al dar por finalizado el día.

Por la mañana es necesario eliminar las pieles muertas que han resultado del proceso de rejuvenecimiento celular nocturno.

Por otro lado, al final del día, es necesario una limpieza profunda que elimine los tóxicos, el maquillaje y la polución que se ha ido acumulando en nuestra piel durante la jornada.

La limpieza diaria se debe hacer con un producto suave, que limpie e hidrate la piel sin resecarla. Una buena opción es utilizar una solución micelar que funciona muy bien y evita la necesidad de recurrir a un mayor número de productos diferentes.

Además, una vez a la semana, conviene utilizar una mascarilla adecuada a tu tipo de piel para mantenerla equilibrada, aparte de limpia.

la dermocosmética y sus beneficios

Hidratación

Aunque las solcuiones micelares aporten, también, hidratación a la piel, no está de más hidratarla con un producto adecuado. Aquí es importante tener en cuenta el tipo de piel y la edad pues los hay más adecuados para las pieles maduras, con una composición propia para combatir las primeras señales de envejecimiento.

Además, antes de la crema se puede utilizar algunas ampollas que ayudarán a conseguir los resultados deseados de forma más rápida y efectiva.

Cuidado corporal

Aunque la cara es la parte más visible del cuerpo, el cuidado de la piel va más allá de lo que se puede ver a simple vista.

Cuidar la piel de las manos y del cuerpo es igual de importante y, para ello, hay cremas específicas, formuladas para adaptarse a las necesidades de las pieles en general.

Protección solar

Los rayos solares son una de las principales causas de envejecimiento cutáneo. Proteger la piel con productos fotoprotectores te ayudará a mantener una piel más saludable y retrasar los signos de la edad y las manchas en la piel.

El pelo, otro cuidado a no olvidar

Aunque no sea piel, el pelo es otra parte que debes cuidar para lucir un aspecto joven, luminoso y saludable.

Una vez más, adaptar los productos a la necesidad es un punto clave pero, principalmente en los casos en los que hay una problemática de raíz, como puede ser la caída del pelo.

Revitalizar y fortificar el pelo es posible con productos específicos y de calidad. En conjunto con el cuidado facial y corporal, lograrás un aspecto mucho más saludable y luminoso, que te ayudará a prevenir desequilibrios futuros.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *