¿Conoces las ventajas de las sillas salvaescaleras?

Las sillas salvaescaleras Farre se han convertido en uno de los productos más populares de los últimos años debido a la mejora en la calidad de vida que se consigue con su instalación. Existen diferentes tipos de sillas salvaescaleras para poder encajar mejor en las necesidades de cada casa y, además, están indicadas para toda clase de usuarios.

Esta es una de las principales virtudes de las sillas salvaescaleras, el no estar limitadas en uso a las personas con movilidad reducida. Una persona mayor puede encontrarse perfectamente, pero encontrar dificultades a la hora de subir una escalera, por lo que agradecerá el uso de una silla salvaescaleras.

Lo mismo sucede con una persona joven que, por el motivo que sea, cuenta con una dolencia temporal que le impide subir la escalera. Las sillas salvaescaleras son la solución perfecta para poder seguir subiendo las escaleras sin tener que hacer ningún esfuerzo.

A diferencia de los ascensores domésticos, las sillas salvaescaleras son mucho más adaptables. No solo hablamos de diferentes tipos, como Flow X para escaleras curvas o HomeGlide para escaleras rectas, sino que también la instalación resulta mucho más sencilla y, por lo tanto, cómoda para los usuarios de la vivienda. Además, ocupan mucho menos espacio que un ascensor.

Las sillas salvaescaleras mejoran la calidad de vida

Estas sillas salvaescaleras seguirán funcionando incluso aunque haya un corte de luz. Esto se debe a que, normalmente, las sillas salvaescaleras cuentan con una batería interna que las permite llevar a cabo su funcionamiento a pesar de que la luz se corte en mitad del recorrido.

De esta forma nos aseguramos de que la persona nunca se quede “atascada” y que la silla complete su recorrido. Las sillas salvaescaleras son de lo más seguras y ayudan a mejorar la autonomía de la persona. Son perfectas para personas que viven solas para así no depender de nadie y también para las que quieren tener la seguridad de seguir subiendo las escaleras de su casa pase lo que pase.

En definitiva, las sillas salvaescaleras son un elemento muy poco invasivo que permite mejorar mucho la calidad de vida de la casa. Tanto si tienes un problema para subir la escalera como si recibes una visita que también está limitada, una silla salvaescaleras te permite mejorar mucho la comodidad del hogar por muy poca inversión.

Tu silla salvaescaleras al mejor precio

Otra de las ventajas que tiene comprar una silla salvaescaleras es que no se trata de una inversión de lo más elevada. En Farré Accesibilidad tienes una gran variedad de tipos diferentes de sillas salvaescaleras, por ejemplo, las sillas salvaescaleras curvas que puedes comprar al mejor precio.

Para que tu compra te salga mucho más económica podrás financiarla hasta 4 años y así ni te enteras de que la estás pagando. Te puedes informar y pedir un presupuesto sin ningún compromiso y te informarán de todos los modelos de sillas salvaescaleras con los que cuentan para ayudarte a elegir el mejor para tu hogar.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *