Los mejores suplementos naturales para fortalecer el sistema inmunológico

Las estrategias naturales para fortalecer y proteger el sistema inmunológico están a la orden del día y no es complicado entender por qué, pues el mundo ya ha sufrido tiempos de incertidumbres y las personas cada vez están más concienciadas con su estado de salud.

Los mejores suplementos naturales para fortalecer el sistema inmunológico

Esforzarse activamente para mantener un sistema inmunológico saludable es una tendencia sabia que todos deberíamos seguir, no solo por nosotros mismos, sino para proteger a los de nuestro alrededor. Una de las maneras más fáciles de hacerlo es a través de la dieta, especialmente tomando suplementos naturales que sean eficaces para minimizar el riesgo de desarrollar problemas de salud.

¿Cómo funciona el sistema inmune?

Proteger nuestra salud no significa beber nuestro peso en zumo de naranja todas las mañanas. Obtener una dosis diaria de vitamina C es, sin duda, un mecanismo ideal para estimular el sistema inmunitario, pero hay otras estrategias nutricionales, vitaminas y componentes que el cuerpo necesita para mantenerse sano, como los que contienen los suplementos naturales de Herooj, productos elaborados para reforzar el sistema inmunitario, mejorar el rendimiento y minimizar los dolores. El sistema inmune es un sistema de defensa que ayuda a proteger el cuerpo contra la invasión de agentes patógenos, tales como virus y bacterias. Este abarca un conjunto de células que pueden ser clasificadas como innatas o células inmunes adaptativas, en base a sus diferentes propiedades y mecanismos. Las células del sistema inmune innato (tales como los macrófagos, neutrófilos y células NK) funcionan como la primera línea de defensa del cuerpo contra los patógenos. A pesar de que son rápidas al responder a las amenazas, las células inmunes responden de forma menos concreta a los agentes patógenos. Por el contrario, las células inmunes adaptativas tardan más en responder, pero permiten que el sistema inmune recuerde las enfermedades e infecciones por las que ha pasado para protegerse en el futuro. Es importante destacar que, de la manera en que estas células del sistema inmune son capaces de coordinar sus actividades, determina la eficacia con la que el cuerpo puede responder a una determinada afección, y en última instancia, de su capacidad para mantenerse saludable.

Suplementos naturales para fortalecer el sistema inmune

Asegurarse de mantener el equilibrio adecuado de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales en la dieta es fundamental para proteger el sistema inmunológico. Aunque existen diferentes variables que pueden hacer que el organismo sea más o menos inmune (edad, los niveles de estrés, hábitos de sueño, etc.), seguir una nutrición adecuada es fundamental. En este sentido, los suplementos naturales juegan un papel importante, pues son vitaminas y minerales extraídos de las plantas que sirven para potenciar los procesos de recuperación.

Vitamina C

La primera línea de defensa de cuerpo ante los gérmenes y las infecciones es el revestimiento de la nariz, el intestino y los pulmones, de los cuales el colágeno es un componente importante. La vitamina C juega un papel esencial en la síntesis de colágeno; sin una adecuada ingesta de vitamina C, el cuerpo no puede fabricar el colágeno que necesita para mantener estas barreras de entrada saludables. Del mismo modo, la vitamina C apoya en la respuesta inmune a los virus y las infecciones al aumentar la producción de los leucocitos, enzimas y anticuerpos. También tiene propiedades antiinflamatorias y efectos antioxidantes, que son esenciales para reducir los daños causados por los radicales libres que se liberan durante una respuesta inmune.

Vitamina D

Los bajos niveles de Vitamina D en el cuerpo se asocian a las infecciones frecuentes o a la aparición de enfermedades autoinmunes. Se puede obtener a través de la exposición a los rayos ultravioleta del sol o mediante suplementos y alimentos. Los receptores de vitamina D y la activación de las enzimas están presentes en la superficie de los glóbulos blancos. Su función principal es ayudar al cuerpo a mantener los niveles de calcio y fósforo.

Omega 3

Los ácidos grasos omega-3 más importantes que sirven para fortalecer el sistema inmunológico son el DHA (ácido docosahexaenoico) y EPA (ácido eicosapentaenoico), los cuales ayudan en la reducción de la inflamación y promueven la cicatrización después de que las bacterias y los virus hayan sido neutralizados. Normalmente, estos nutrientes se encuentran en el pescado y los mariscos, por lo que los suplementos naturales que contienen aceite de pescado o algas  son alternativas interesantes si no comes estos alimentos con regularidad.

Zinc

El Zinc ayuda a que el sistema inmunológico funcione de una manera equilibrada. Se caracteriza por tener propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, por lo que juega un papel fundamental para que el organismo se recupere y responda ante las infecciones y enfermedades. La primera línea de defensa del organismo es la piel, las membranas mucosa nasal, los pelos y bellos, y el ácido del estómago. Si un patógeno sobrepasa esta fortaleza y entra en el cuerpo, la responsabilidad de proteger al sistema inmune pasa a las células. Si estas células no funcionan bien, es más fácil que se propague la infección. En este sentido, el Zinc apoya a las células inmunitarias a construir una defensa eficaz contra virus y enfermedades.

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *