¿Qué produce el estrés y la ansiedad y cómo gestionarlos?

Autor: Comentar
Comparte este artículo

Los trastornos de ansiedad se tratan de uno de los trastornos psicológicos más frecuentes en la población general. Por ello, resulta imprescindible conocerlos, saber de dónde vienen y cómo llevarlos. Una forma de calmar sus síntomas es mediante CBD en gotas, pero vamos a ver muchas más técnicas para suavizarlos.

¿Qué produce el estrés y la ansiedad y cómo gestionarlos?

¿Es lo mismo el estrés que la ansiedad?

Lo primero de todo es aclarar que, aunque suelan utilizarse como sinónimos, la ansiedad y el estrés son cosas diferentes.

Comencemos detallando las características del estrés:

  • Duración: corto plazo.
  • Origen: amenaza reconocida.
  • Síntomas: mal humor, irritabilidad, enfado, mareos, pensamientos ansiosos, sentimiento de agobio, náuseas e infelicidad general.

Por su parte, las características de la ansiedad son:

  • Duración: puede permanecer.
  • Origen: puede ser que la causa no sea identificable.
  • Síntomas: intranquilidad, nerviosismo, tensión, temor…

No obstante, cabe mencionar que ambos problemas comparten síntomas como: ritmo cardíaco acelerado, respiración más rápida o diarrea.

Dicho esto, los dos son una respuesta natural del cuerpo para huir o luchar cuando percibimos una amenaza. Por eso es complicado distinguirlos, pero ya has visto algunas de sus diferencias. En ocasiones, el estrés puede convertirse en ansiedad y la ansiedad es la reacción del cuerpo al estrés.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad no se trata de un estado emocional o de un sentimiento, es una activación fisiológica. La ansiedad se define como la respuesta mental y física que se genera ante situaciones de peligro.

Hay que entender que es una reacción normal, que todo el mundo experimenta. No es necesariamente negativa, por lo que el objetivo no es eliminarla, sino controlarla.

Ésta presenta unos síntomas específicos, pero que en cada individuo se puede manifestar de distintas formas: dolor de cabeza, cansancio, pitidos en los oídos, sensación de ahogo, tensión en el cuello y hombros, visión borrosa, taquicardia, estómago revuelto, sudor excesivo, temblor en las piernas, deseos de orinar, etc.

¿Qué causa la ansiedad?

Muchos factores pueden ser desencadenantes de la ansiedad. Normalmente, comienza en momentos de:

  • Estrés psíquico: romper con tu pareja, discusiones fuertes, presión laboral, problemas monetarios, perder a un ser querido, etc.
  • Estrés físico: enfermedades, alcoholismo, consumo de drogas, falta de sueño, etc.

Cabe mencionar que existen personas más vulnerables, con predisposición a padecer ansiedad. Por ejemplo, aquellas con parientes que la hayan sufrido, individuos que tienden a preocuparse de manera excesiva, personas que lo han pasado mal en su infancia…

¿Cómo controlar la ansiedad?

¿Cómo controlar la ansiedad?

Dado que la ansiedad no es una enfermedad, no se puede curar. Lo que hay que hacer es aprender a regularla:

Aceites de CBD

Si padeces ansiedad, seguramente, tiendas a sobreinformarte. Así que queremos empezar con un consejo algo más fuera de lo común: tomar aceites de CBD. No te asustes, son 100% vegetales y naturales, no llevan tóxicos ni pesticidas. Sirve de tratamiento para la ansiedad, el estrés e incluso los dolores musculares. También posee efectos antidepresivos y ansiolíticos.

“El CBD es un componente no euforizante del cannabis. Dispone de beneficios terapéuticos y no causa ni dependencia ni riesgo de uso abusivo.”

Identifica qué te hace sentir la ansiedad.

Conoce las sensaciones corporales consecuencia de la ansiedad. Cuando estás ansioso, ¿te sudan o tiemblan las manos? ¿Te duele el estómago? ¿Te late más rápido el corazón?

Reconoce que estos síntomas forman parte de la respuesta normal del cuerpo a una amenaza. No son malos y van a desaparecen por sí solos.

La próxima vez que los notes, trata de detectarlos sin que te molesten: acéptalos, no tienes ni que eliminarlos ni que darles toda tu atención.

Practica ejercicio físico

El ejercicio físico beneficia nuestro cuerpo y mente. Entre sus ventajas está aumentar la autoestima, mejorar la musculatura y la atención, permitir la socialización… Y sí, reducir la ansiedad.

“El objetivo no es hacer mucho más deporte que antes, tampoco buscamos ser profesionales, la clave está en que te muevas.”

Realiza técnicas de relajación

Puesto que uno de los síntomas más habituales de la ansiedad es la dificultad para respirar, la respiración diafragmática se vuelve una estrategia clave para reducirla.

Esta técnica mejora la oxigenación, la capacidad pulmonar y los ataques de pánico.

Asimismo, puedes practicar otras técnicas de relajación como la Relajación Muscular Progresiva de Jacobson.

Socializa

Lo habrás oído mil veces, las personas somos seres sociales. Gran parte de nuestro desarrollo surge del trabajo cooperativo. Necesitas relacionarte con los demás: ya sea quedando en persona, haciendo videollamadas o escribiendo en foros.

No es lo mismo escoger estar solo que los miedos o la ansiedad lo hagan por nosotros.

Conclusión

Ahora sabes un poco mejor qué es esto de la ansiedad, qué la causa y cómo comenzar a controlarla. Date la enhorabuena por haberte atrevido a dar el paso de leer este texto. Somos conscientes de los tabús con respecto a la salud mental. Esperamos que los consejos de hoy te ayuden a mejorar la tuya.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Especiales
0 Comentarios Enviar un comentario