>Blog de Salud y Belleza

Consejos para controlar el estrés

Autor: 1
Comparte este artículo
 

El estrés está más que nunca presente en nuestras vidas, convirtiéndose en un problema que afecta a un número cada vez mayor de personas en todo el mundo, en especial en los países más avanzados. El ritmo acelerado de vida que se lleva en las ciudades, la elevada carga de trabajo, la vida sedentaria, los malos hábitos alimentarios o las aglomeraciones de personas y vehículos son factores desencadenantes del estrés.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que es un mecanismo de defensa del organismo ante amenazas externas, por lo que en pequeña medida es necesario y hasta bueno. El problema viene dado cuando esta respuesta natural se produce en exceso, provocando que el organismo se encuentre en un estado de alerta continua, lo que repercute de manera muy significativa en la salud de quien lo padece y provoca la aparición de problemas estomacales, musculares, nerviosismo, dolores de cabeza, falta de memoria y concentración…

A largo plazo puede provocar la aparición de enfermedades, de ahí la importancia de aprender a controlar el estrés para que impida el normal funcionamiento de nuestro cuerpo. Veamos una serie de consejos básicos que nos serán de gran ayuda para controlar el estrés de una manera práctica y efectiva:

– Llevar una vida sana

  • Tener una dieta rica, equilibrada y variada. Hay que distribuir las comidas a lo largo del día (lo más recomendable es hacer 5 comidas) y evitar las comidas pesadas y las grasas. Hay que incorporar de forma habitual a nuestra dieta las frutas, las verduras, los lacteos y alimentos antioxidantes.
  • Realizar ejercicio físico o deporte de una forma regular, ya que nos facilitará liberar el estrés y mejora nuestro estado de salud general. Si no se dispone de tiempo suficiente o lugar para practicarlo, caminar media hora al aire libre al día será también muy beneficioso.
  • No tomar alcohol y tabaco.
  • Descansar todos los días lo suficiente y que el descanso sea de buena calidad. Es importante desconectar los fines de semana de la rutina diaria y tomarse de vez en cuando vacaciones para dejar la mente en blanco y olvidar las preocupaciones
  • Reduzca el consumo de café y cafeína, ya que incrementan los niveles de estrés y dificultan el descanso a la hora de irse a dormir.
  • Beber agua ayuda a controlar los momentos de tensión o nerviosismo. Lo recomendable es beber dos litros al día.

– Realizar técnicas de relajación. Nos permitirán bajar la tensión arterial, mejorar nuestro estado de ánimo y sentirnos mejor.

  • Conocer ejercicios de respiración resulta de gran ayuda para controlar los estados de estrés.
  • Practicar disciplinas como el tai chi, pilates, yoga o body balance nos permite mantenernos en forma, estirar los músculos, relajarnos, corregir la postura y liberar nuestra menta, por lo que son perfectos para quien sufre de estrés.

– Mantener una buena vida social y familiar activa, comunicativa y rica. De este modo, se podrá controlar mejor el estrés al olvidar la carga laboral y las dificultades del día a día.

  • Si se está pasando una mala racha, hay que buscar apoyo en la familia y en los amigos. Es importante saber compartir las cargas, por lo que no hay que cerrarse nunca a recibir o dar apoyo social.

Conocerse a uno mismo y descubrir las causas que originan el estrés. De este modo, podremos aprender a detectar los avisos que anticipan el estrés y podremos controlarlos. También nos permitirá poner el freno si nos estamos cargando de demasiado trabajo o responsabilidades.

– Aprender a relativizar. Hay que tener en cuenta que prácticamente todos los problemas tienen solución. No hay que dejar que nos desequilibren. No hay que preocuparse por situaciones que en la mayoría de ocasiones no van a suceder.

  • Hay que ver el lado positivo de las cosas. Para ello, nada mejor que poner en práctica nuestro sentido del humor y la ironía. Hay que tener en cuenta que la risa es uno de los principales aliados que tenemos para luchar contra el estrés.
  • Debemos aprender a resolver los conflictos de la forma más adecuada. Ello implica no preocuparse en exceso, abarcar sólo lo que podemos afrontar y compartir las cargas.

Planificar nuestro tiempo libre nos va a ayudar el manejo del estrés en nuestra vida.

  • Es importante dedicar tiempo diario para nosotros y para realizar aquellas actividades y tareas que más nos gustan y llenan.
  • Hay que saber desconectar del trabajo una vez acabada la jornada laboral.
  • El ocio es fundamental para evitar los tiempos de ocio, por lo que siempre que pueda aproveche para ponerlo en práctica.

Fijar prioridades, tanto en el ámbito profesional como en familiar y personal. Hay que fijarse metas alcanzables y determinar las acciones para alcanzarlas. También hay que priorizar esas acciones para alcanzarlas. Asimismo, es importante conformarse con lo que tenemos y cuidar las expectativas que nos ponemos en la vida familiar, personal y laboral.

– Si se está experimentando síntomas físicos o psicológicos, hay que acudir al médico para que diagnostique el problema y establezca el tratamiento y pautas a seguir. Hay que tener en cuenta que cuanto antes se detecta el estrés, más fácil es tratarlo y aprender a controlarlo.

No hay que recrearse con los síntomas del estrés y caer en la autocomplacencia, ya que eso sólo ayudará a que los síntomas empeoren en el tiempo.



  • avatar
    Vanessa Gtz.

    Debería existir una escuela para aprender a manejar el estres, yo en lo personal cumplo con bastantes criterios para ser portadora de estres, vivo en una ciudad, llevo una mala alimentación, no hago ejercicio, fumo, etc., pero también es cierto que es un tanto dificil no estresarte con el ritmo de vida tan acelerado que se vive aquí, el trabajo, situaciones particulares que se salen de nuestras manos, la carga laboral… Para mi, lo único que me relaja cuando mi estres esta al máximo, es ir un par de días a algúna comunidad fuera de la ciudad, de preferencia donde el celular no tenga señal para así desconectarme totalmente del mundo y asi por lo menos liberar un poco de toda esta energía negativa acumulada en mi cuerpo, eso si, no debo excederme de ese periodo de tiempo, porque comienzo a aburrirme, desesperarme, supongo que mis pulmones a gritos piden el contaminado oxigeno de la ciudad jijijiji….