>Blog de Salud y Belleza

Ejercicios para el dolor en el pecho

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

 

En muchas ocasiones, los músculos se encuentran tensos, como sucede con los tejidos conectivos del pecho, los hombros anteriores, la cintura escapular y los músculos adyacentes, los  cuales pueden causar dolor y sensibilidad  en el pecho.

Para solucionar este problema, se deben de estirar los músculos, para poder liberar algo de tensión. Además de los estiramientos, se deben de fortalecer la espalda, las caderas y los músculos abdominales profundos; los ejercicios posturales son una buena manera de hacer frente a una mala postura y al dolor corporal.



 

Ejercicio 1

Con este ejercicio se abre la cavidad torácica y los hombros, mientras que se fortalecen los músculos de la columna vertebral y la pelvis. Colócate junto a  una puerta con un pie por delante del otro  y coloca ambos antebrazos y  codos en el marco de la puerta con las palmas de las manos contra ella. Inclina tu torso y echa las caderas ligeramente hacia adelante hasta que sientas que tu pecho y hombros se estiran. Aprieta suavemente los omóplatos, y   la nalga derecha, y realiza cinco o seis respiraciones profundas.  Cambie de pierna y repite el estiramiento, puedes realizar este ejercicio tres o cuatro veces con cada pierna y repetir un par de veces al día.

Ejercicio 2

Sirve para fortalecer los músculos profundos de la columna,  mientras que respiras profundamente con el diafragma. Colócate de pie, con la cabeza, hombros, espalda y las nalgas contra la pared, y las pantorrillas y talones un poco separados de la pared. Extiende tus brazos hacia los lados,  con las palmas mirando al frente  y la espalda contra la pared, mientra aprietas los omóplatos y mantienes esta posición durante 10 respiraciones profundas. Descansa medio minuto y repite el ejercicio dos  veces más.

Ejercicio 3

Con este ejercicio se alargan los extensores de la espalda baja y alta, sintiendo un estiramiento en el interior de los muslos,  la espalda y los hombros. Acuéstese sobre tu espalda en el suelo y coloca las plantas de los pies juntos, llevando los talones lo más cerca a la ingle como te sea posible, relaja tus rodillas y déjalas  caer a tus costados. Entrelaza tus dedos, y extiende los brazos sobre tu pecho, exhala el aire y baja los brazos sobre tu cabeza, manteniendo los codos rectos. Mantén este estiramiento durante cinco o seis respiraciones profundas y repite el movimiento cuatro a cinco veces.

Fuente Imagen ThinkStock.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Destacados, Tratamientos