>Blog de Salud y Belleza

Origen e historia del Reiki

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Alrededor de 1780, en Japón, a mediados de la era Meiji, el doctor Mikao Usui era decano de una pequeña universidad cristiana de Kyoto. Desde entonces y hasta hoy, el Reiki es una de las prácticas más habituales para “limpiar el alma”.

Cuenta la leyenda, que un día uno de sus alumnos le preguntó por qué no existía en el mundo ningún curador capaz de realizar las sanaciones milagrosas de Cristo, el doctor Usui, sostenía una interpretación literal de la Biblia y no supo buscar respuesta.

Sin embargo, sostenía firmemente que debería existir un modo de curar el cuerpo físico y no sólo el espiritual y que si algo había sido realizado en una época también podría efectuarse en otra, viajó a Estados Unidos a estudiar en el seminario de teología de la universidad de Chicago pero no halló una respuesta satisfactoria y regresó a Japón a investigar acerca de las curaciones milagrosas que también Buda había realizado.

Mentalidad Reiki

La única forma de estar en armonía es ser honrado. Sin embargo…¡Cuánta gente vive en un mundo de ilusiones que le impiden ver la realidad! Esta falta de claridad conduce necesariamente al desorden. El problema es que la única forma de ser honesto es estar siempre preparado para aceptar la verdad. Esto es estar de acuerdo con la finalidad del Yo y de este modo liberarlo de la prisión en que lo encierran las ambiciones de un mundo ilusorio. No se puede estar en paz con uno mismo sin entender el sentido profundo del concepto de compasión. Para entenderlo sólo hay que dejarse guiar por una máxima: “haz a los demás lo que quieres que hagan contigo”.

Origen del Reiki

El origen es el mismo para todos los seres, lo que implica una interdependencia entre todas las manifestaciones de vida. El causar daño por ignorancia de las sutiles leyes de la ecología, necesariamente provocará consecuencias negativas para la supervivencia de la humanidad. La física reconoce actualmente que todos hemos salido de la misma fuente de energía y que ta materia sólida es una energía animada de vibraciones diferentes. Toda materia vibra pero a distintos niveles, que no impiden la intercomunicación ente los cuerpos. El hecho de aceptar todas las facetas de nuestra personalidad tendrá un efecto sobre los seres que nos rodean, incluyendo a las personas, animales, plantas o minerales.

El amor y el respeto dirigidos hacia los demás es un testimonio de nuestro amor hacia nosotros mismos y hacia nuestra tierra.