>Blog de Salud y Belleza

Problemas más habituales de la boca

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Muchas personas piensan que el cuidado de la salud dental sólo previene de la aparición de enfermedades propias de la boca. Sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que los problemas de la boca y, en especial, en las encías, pueden tener consecuencias en otras partes de nuestro cuerpo.

Salud-boca

Hay que tener presente que la boca no es una parte independiente del cuerpo, sino que se comunica de forma directo con muchos otros órganos y sistemas, además de con el resto del cuerpo a través de la sangre. De ahí que sea importante cuidar la salud bucodental, así como prevenir y tratar cualquier tipo de problema e infecciones que atañen a la boca. No sólo está en juego la salud de nuestra boca, sino también del resto del cuerpo.

Para que podamos presumir de una sonrisa sana y unos dientes perfectos, además de prevenir la aparición de problemas y enfermedades, es fundamental adquirir hábitos correctos de higiene bucodental desde muy pequeños, a través del cepillado correcto después de cada comida, la utilización de hilo dental y colutorios bucales. Del mismo modo, hay que cuidar la alimentación, evitar el tabaco y reducir el consumo de dulces y de bebidas alcohólicas, gaseosas, el café y los zumos ácidos.

Es necesario conocer algunos de los principales problemas que afectan a la boca para poder combatirlos:

– Gingivitis

Gingivitis

La gingivitis o inflamación de las encías es uno de los problemas dentales más habituales. Esta estructura es la responsable de proteger la dentadura y dar soporte a los dientes. Si no se trata este problema puede ocasionar la caída de las piezas dentales. Además, algunos estudios relacionan este problema con algunas cardiopatías, la diabetes o la artritis reumatoide.

– Halitosis

Halitosis

Es normal que al despertar tengamos mal aliento ya que el fluido salival disminuye mientras estamos dormidos. Este problema se puede controlar con una buena higiene dental y tomando por la mañana una taza de café o de té verde.

Sin embargo, cuando el mal olor es constante estamos ante un problema que debe ser tenido en cuenta, ya que nos puede estar indicando la presencia de otras anomalías, como pueden ser enfermedades en las encías, úlcera de estómago o necrosis en los dientes.

– Boca seca

Boca-seca

Todos, alguna vez, hemos sentido la boca seca, sobre todo cuando estamos nerviosos o vivimos situaciones de estrés, como puede ser en los exámenes o cuando tenemos que hablar en público. La sequedad en la boca está provocada por una disminución temporal de la saliva. No es, por tanto, un problema importante, salvo cuando esta situación se hace crónica. Esto tiene lugar cuando se consumen medicamentos antidepresivos o cuando se recibe quimioterapia en cuello y cabeza. Distintas investigaciones han ideado en los últimos tiempos soluciones para motivar la secreción de saliva.

– Caries

Caries

Es uno de los problemas de salud más habituales. De hecho, prácticamente todas las personas ha tenido alguna antes de cumplir los 45 años. Se trata de una enfermedad infecciona que provoca la destrucción progresiva de los tejidos duros de los dientes. Estos están recubiertos por un esmalte que los protege de agresiones externas. Sin embargo, cuando esta capa va desapareciendo por su descalcificación, los gérmenes presentes en la boca tienen vía libre para atacar los dientes.

La mejor manera de evitar la aparición de las caries es llevando una buena higiene bucodental y con revisiones periódicas al odontólogo o al estomatólogo (se recomienda dos visitas al año).

– Bruxismo

Bruxismo

Es un problema muy habitual que se caracteriza por rechinar y apretar los dientes de una forma excesiva. A la larga, esta anomalía puede provocar que las piezas dentales se desgasten y se fracturen. Asimismo, provoca dolor intenso orofacial, oídos y mandíbula, rigidez del cuello, inflamación muscular, ansiedad, insomnio, dolor intenso de cabeza, así como mordedura de lengua, labios y mejillas.

Cuando se hace crónico, la articulación temporamandibular se puede ver muy afectada y comprometida. El tratamiento depende de cada persona, pero en cualquier caso debe ser integral y multidisciplinario entre el odontólogo y el psicólogo. Previamente a iniciarlo, se debe tener claro cuál es la causa que ha originado el trastorno; que será determinada por el odontólogo. En la mayoría de los casos, se recomienda dormir con una férula de descarga en la boca y aprender técnicas de relajación.

– Osteoporosis

osteoporosis

Aunque se suele hablar de los efectos que tiene la osteoporosis en los huesos (cadera, columna, piernas…), la realidad es que los dientes también se ven afectados por la paulatina pérdida de mineralización que disminuye la densidad ósea. A la larga, esta enfermedad puede originar la caída de dientes y debilitar de forma considerable la mandíbula. Para prevenirlo, es importante tomar la cantidad necesaria de calcio, así como vitaminas D y K.

Por:
Etiquetas: ,
Categorías: Destacados, Especiales, Featured