Cómo tratar el ojo seco

Autor: Comentar
Comparte este artículo

El ojo seco o queratoconjuntivitis seca es una alteración que se produce por falta de lágrimas o por mala calidad de las mismas y se produce en la superficie corneal y en la conjuntiva. Afecta a una parte importante de la población, especialmente a los mayores de 40 años de edad, y en mayor parte a mujeres que a hombres. Hoy os contamos sus causas, síntomas y tratamiento.

Causas de la sequedad ocular

Las causas son variadas y pueden ser debidas a la edad, a cambios hormonales, a enfermedades autoinmunes, síndrome de Sjögren, artritis reumatoide, o lupus. Algunos medicamentos, como los antihistamínicos, antidepresivos, bloqueadores beta y anticonceptivos orales, pueden disminuir la producción de lágrimas.

Síntomas del ojo seco

Los síntomas de la sequedad ocular son sensación de cuerpo extraño, ardor o picazón, enrojecimiento de los ojos –conjuntivitis-, visión borrosa y sensibilidad a la luz. Estas señales parecen empeorar en climas secos o ventosos y con altas temperaturas y humedad baja, así como con el uso prolongado de los ojos, como leer o ver la televisión, y hacia el final del día.

Tratamiento del ojo seco

En lo referente a su tratamiento, la mayoría de las personas que padecen este síndrome sufren de un inconveniente molesto, ya que los síntomas se interponen en la realización de las actividades de la vida diaria, como leer o ver la televisión. Para ayudar a aliviar sus molestos síntomas, debes de tener en cuenta estos consejos de cuidado personal, que seguro te serán de ayuda:

Coloca un humidificador para añadir más humedad en el aire, esto hará que las lágrimas se evaporan más lentamente, manteniendo los ojos más cómodo. Debes recordar que las estufas y aire acondicionado disminuyen la humedad en el aire y seca los ojos.

– El consumo diario de complementos diarios de ácidos grasos Omega-3, también ayudan a aliviar los síntomas y es bueno para tratar la sequedad ocular.

– Cuando los ojos se encuentran secos, ciérralos durante 10 segundos cada cinco o diez minutos y parpadea con más frecuencia, esto aumentará el bienestar de los mismos.

– Las lágrimas artificiales, gotas y geles, preferiblemente sin conservantes cuando se utilizan varias veces al día, proporcionan más humedad y lubricación de la superficie del ojo y pueden ser utilizados tan a menudo como sea necesario, proporcionando un alivio de los síntomas.

– Las compresas calientes y masajes ayudan a proporcionar una capa lipídica más estable, especialmente en personas que padecen una disfunción de la glándula de Meibomio, rosácea, o blefaritis. El calor calienta el aceite en las glándulas sebáceas, que junto con el masaje hace que fluya más fácilmente.

– Los ungüentos para los ojos son más gruesos que las gotas lubricantes, por lo que duran más que las gotas lubricantes, pero debido a su espesor, pueden nublar la visión si se utilizan durante el día, por lo que para tratar la sequedad ocular son adecuados para lubricar los ojos por la noche, durante el sueño.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a entender mejor el síndrome del ojo seco y que puedas tratarlo para aliviar sus síntomas. En cualquier caso recuerda acudir siempre a un oftalmólogo para que te haga un diagnóstico adecuado.

Por:

Categorías: Sin categoría
0 Comentarios Enviar un comentario