>Blog de Salud y Belleza

Glutamato de sodio, el aditivo que genera adicción

Autor: 1
Comparte este artículo
23 Mayo, 2017

El glutamato de sodio, o también conocido como glutamato monosódico, se presenta como un aditivo que mejora el sabor de los alimentos procesados, pero que en los últimos tiempos se ha visto sumido en la polémica por la adicción que puede generar en nuestro organismo al consumir productos tan comunes como los aperitivos.

Glutamato de sodio

Actualmente el consumo de alimentos procesados está tan extendido que hay quien lo considera prácticamente inevitable, y sin embargo, los expertos en nutrición desaconsejan su abuso. Esto se debe a que entre sus componentes más habituales encontramos sustancias dañinas para el organismo; el glutamato de sodio o glutamato monosódico es uno de ellos.

¿Qué es el glutamato monosódico?

También conocido por sus siglas, GMS, o por el término de “unami”, el glutamato de sodio es un aditivo cuya función es la de mejorar el sabor de los alimentos procesados, acentuando su sabor. Podemos encontrarlo en un sinfín de productos, como las carnes procesadas, la comida enlatada y congelada, el tomate, el queso y los platos precocinados.

Se obtiene mediante un proceso de fermentación a partir de determinados alimentos, como la caña de azúcar o algunos cereales. A este paso inicial se añade un proceso de refinado hasta dar lugar al glutamato monosódico puro, que a su vez está formado por ácido glutamato, sal y agua. Concretamente, esta sustancia contiene un 78% de ácido glutámico libre, 21% de sodio y hasta un 1% de contaminantes.

El consumo de glutamato monosódico se relaciona con los dolores de cabeza, náuseas, espasmos musculares, problemas cardíacos o alergias.

Marcas y productos que contienen glutamato

El glutamato monosódico está presente habitualmente en los alimentos envasados, como las salsas y aliños para ensaladas, así como las sopas y caldos preparados. También es común en los platos congelados, las bebidas deportivas, las barras de cereales, las gominolas, el yogur y el queso. Sin olvidar la carne de vacuno, el jamón, el tocino, el salmón y el atún enlatado. No obstante, la carne recién cortada y los mariscos están libres de GMS.

En cuanto a las marcas, algunas que incluyen glutamato monosódico en sus productos son Doritos, Campbell’s, Maggi, Sabritas, Maruchán, Kraft Dinner, Barcel y Heinz. Restaurantes de comida rápida como McDonalds, Burguer King y Fried Chicken, también suelen incluir este ingrediente en sus comidas, siendo asimismo muy utilizado en la comida asiática.

Glutamato en los alimentos

Efectos del glutamato de sodio para la salud

El glutamato monosódico es considerado como una neurotoxina que estimula artificialmente las neuronas, lo que puede dañar el sistema nervioso.

De hecho, se relaciona su consumo con síntomas como dolor de cabeza, náuseas, problemas cardíacos, alergias, espasmos musculares, adicción y depresión, entre otros. No obstante, según los expertos, estos efectos tendrían lugar a causa de un consumo abusivo del mismo o en personas especialmente sensibles a este aditivo.

Opiniones sobre el glutamato de sodio

Aunque durante las décadas previas esta sustancia ya era muy utilizada en la industria alimenticia, no fue hasta 1968 cuando estalló la polémica. Todo ocurrió a raíz de la carta que el doctor estadounidense Robert Ho Man Kwok envió al periódico The New England Journal of Medecine. En ella explicaba la debilidad y palpitaciones que sintió tras haber comido en un restaurante chino, lo cual atribuía al vino, la salsa de soja y el glutamato monosódico. A este testimonio siguieron los de unos cuantos médicos más que habían sufrido las mismas reacciones. De ahí que este conjunto de síntomas adquiriese la denominación de “síndrome del restaurante chino”.

A pesar de que en Estados Unidos su consumo es considerado seguro, son muchos los científicos y nutricionistas que desaconsejan su abuso.

Tras la publicación de estos datos, surgió una gran diversidad de opiniones. Una de las más populares es la de George R. Schwartz, quien en su libro “Excitotoxinas: el sabor que mata” argumenta que las células nerviosas pueden sufrir daños debido al efecto excitante del glutamato de sodio. Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir el consumo de sodio a menos de 2 gramos al día para evitar problemas cardiovasculares.

Son muchas y muy diferentes las opiniones sobre las ventajas y desventajas de consumir el glutamato monosódico; de hecho, en Estados Unidos está considerado como “Generalmente Reconocido como Seguro”. En todo caso, hace décadas que está en el punto de mira de científicos y expertos en nutrición, los cuales desaconsejan su abuso.

Glutamato monosódico

¿El glutamato monosódico es peligroso para la salud?

La enorme variedad de opiniones respecto al glutamato monosódico aún no han llegado a unirse en una conclusión clara. La conexión de esta sustancia con los síntomas nombrados anteriormente no ha sido demostrada científicamente, aunque sí se acepta que pueda perjudicar nuestro organismo si la ingerimos en grandes cantidades o si sufrimos cierta intolerancia hacia la misma.

En todo caso, tal y como indica la OMS, conviene no abusar de su consumo. Podemos reducirlo evitando comprar productos que contengan el término “E-621” en sus etiquetas, aunque también puede aparecer como “sal china”, “GMS”, “unami” o “ajinomoto”.

Si quieres conocer otros alimentos envueltos en polémica, te recomendamos leer nuestro artículo “Mercadona y Alcampo se plantean retirar el aceite de palma de sus marcas“.

¿Qué os parece a vosotros la polémica suscita en torno al glutamato de sodio o glutamato monosódico?

Por:
Etiquetas:
Categorías: Nutrición
  • avatar
    Fer

    Parece mentira que no lo prohiban si el glutamato de sodio es tan perjudicial para la salud