>Blog de Salud y Belleza

Estrés causado por el trabajo

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Estrés

La ansiedad es una de las consecuencias del estrés laboral

Sales del trabajo a eso de las ocho de la tarde, te subes al metro y tardas más de media hora en llegar a casa. En su variante puede subirte al coche y comerte un atasco del mismo tiempo que saca de sus casillas al más paciente del mundo. Para colmo, durante todo el día te has desesperado yendo de un lado para otro, con unos nervios que sólo consigues hacer desaparecer cuando te metes en la cama. ¿Te suena? Se llama estrés laboral.

Y es que este tipo de enfermedad es consecuencia de que el ser humano logra dinamizar los recursos y dar de sí en muchas situaciones. Finalmente, éstos se agotan; llega el cansancio, así como la pérdida de rendimiento. De forma correlativa el estrés nos trae otras tantas consecuencias que son perjudiciales y que debemos parar cuanto antes.

El estrés laboral provoca hábitos como fumar, beber, o comer en exceso, y reduce las conductas saludables, como hacer ejercicio físico, guardar una dieta, dormir suficientemente, o conductas preventivas de higiene, etc, por poner sólo un ejemplo.

Estos cambios de hábitos pueden afectar negativamente a la salud y, por supuesto, pueden desarrollarse una serie de adicciones, con consecuencias muy negativas para el individuo en las principales áreas de su vida, como son la familia, las relaciones sociales, el trabajo, la salud, etc.

Una persona con estrés laboral es más vulnerable a padecer cualquier enfermedad aunque él o ella crean que no lo son y que nunca caerán enfermos. Su capacidad para hacerlo todo porque lo han estado haciendo durante mucho tiempo les hace creer que las gripes, dolores por malas posturas o falta de sueño son para otro tipo de personas.

Ante el estrés laboral para. Piensa y decide que eres tu quien está padeciendo esta ansiedad de querer estar en todos los lados y a todas horas. ¿Has pensado cuantas horas tienes al día para hacer lo que te gusta? Aprovecha para darte un baño en la piscina, para jugar al baloncesto, para ir de comprar o simplemente para pasear sin ningún otra preocupación de que se ponga a llover y tengas que salir corriendo para no mojarte…

Por:
Etiquetas:
Categorías: General