>Blog de Salud y Belleza

Alzheimer: signos de alerta

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Mañana día 21 de septiembre se celebra el día mundial del Alzheimer. El propósito de esta conmemoración es dar a conocer una enfermedad que cada año afecta a 100.000 nuevas personas en nuestro país. Actualmente, y sólo en España, hay 700.000 enfermos de Alzheimer. Es una enfermedad que afecta también a sus familias porque son fundamentales para cuidar a quien la sufre.

Este día se pretende difundir toda la información relativa a la enfermedad, solicitar el apoyo y la solidaridad de la población, de instituciones y de organismos oficiales.

En los últimos años se han producido muchos avances en la investigación de esta enfermedad neurodegenerativa que afecta a millones de personas en todo el mundo. Hay numerosos fármacos y terapias que permiten controlar los síntomas más habituales como son el deterioro cognitivo, la agitación la depresión o los síntomas psicóticos que se presentan con la enfermedad más avanzada.

Además, tal y como os contamos ayer mismo, el próximo año se empezará a probar en 400 personas la vacuna contra el Alzheimer. Esta nueva vacuna combatirá la enfermedad en sus etapas iniciales, cuando el cerebro de las personas afectadas no se ha atrofiado todavía por la muerte de las neuronas.

Sin embargo, hay que insistir en la importancia trascendental que tiene la detección precoz de la enfermedad, ya que de este modo los tratamientos tendrán una mayor eficacia, de modo que se pueden aliviar los síntomas clínicos habituales del Alzheimer. De ahí que sea importante estar pendientes de una serie de signos que nos pueden estar alertando de que la enfermedad está empezando.

Pérdida de Memoria a corto plazo. Se olvida lo que uno ha hecho en el los días anteriores. Éste es uno de los síntomas iniciales. No hay que confundir a un fallo concreto de memoria (fecha, nombre, lugar…), ya que eso no es un síntoma de la enfermedad.

– Si alguien pregunta algo y, unos minutos después, vuelve a preguntarlo como si fuera la primera vez, es un síntoma a tener en cuenta.

– Se presentan dificultades a la hora de realizar las actividades rutinarias del día a día, y más cuando se repite cada día esta situación.

– Es muy habitual que las personas enfermas de Alzheimer tengan serios problemas con el lenguaje, como intercambiar palabras sin ningún orden ni sentido, tanto a la hora de hablar como de escribir, de forma que resulta complicado seguirles la conversación. También les fallan palabras muy comunes.

Desorientación temporal y espacial. Es muy habitual que los enfermos se pierdan, incluso en su propio barrio, y olviden como llegaron allí, sin saber tampoco como volver a su casa.

– Pérdida del sentido común. Por ejemplo, abrigarse mucho un día de calor intenso o, por el contrario, ir en manga corta cuando hace frío.

– Cambios de carácter. Si detectamos que una persona le falla la memoria y va acompañado de un estado irritable o agresivo, puede ser otro signo de Alzheimer.

– Se presentan dificultades con el pensamiento abstracto. Se tienen dificultades para realizar procesos mentales complejos, como puede ser no recordar para qué sirven los números.

– La persona pone objetos en lugares que no les corresponden, como, por ejemplo, un tenedor en el cuarto de baño.

– Son habituales los cambios bruscos de humor y comportamiento. Pueden pasar de estar muy tranquilos a enfadarse en unos pocos segundos.

– Los cambios de personalidad son también un signo de Alzheimer.

– Apatía. Se dejan de hacer actividades que antes se realizaban siempre sin saber muy bien por qué. La persona se vuelve pasiva y deja de tener iniciativa. La persona se muestra apática y muchas horas sin hacer nada.

– Cuando se pierde la noción del tiempo con facilidad y no se saben situar los recuerdos en el tiempo.

– Es característico que en en los comienzos de la enfermedad, la persona pueda tener serios problemas para saber qué día es ni tampoco cómo averiguarlo.

– Si se dan varios de estos signos o síntomas en un familiar cercano y te planteas si esa persona puede que tenga Alzheimer, es el indicativo más claro de que hay que acudir al médico porque hay algo que no marcha bien.

 

Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados, Especiales, Featured, Neurología