>Blog de Salud y Belleza

Ventajas de evaluar nuestra forma física

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Tanto si se eres un deportista con una gran experiencia como si eres un aficionado o has decidido dejar atrás el sedentarismo, es muy importante evaluar nuestra forma física para adaptar el ejercicio y los entrenamientos a nuestras propias condiciones y características. La práctica del deporte, incluso ocasional, es muy beneficiosa para la salud, siempre que se haga con cabeza y teniendo en cuenta los consejos de los especialistas. En este sentido, antes de comenzar nuestro programa de entrenamiento diario es fundamental evaluar nuestro estado físico actual. Una evaluación de nuestra forma física tiene una serie de ventajas:

Evaluacion-fisica-ejercicio

– Nos permitirá tener una visión más clara de nuestra forma física, lo que nos será de gran ayuda a la hora de definir nuestros objetivos y seguir avanzando.

– Esta evaluación física ayuda a motivarnos. Hay que realizar esta evaluación antes de comenzar el entrenamiento y repetirla cada uno o dos meses. En ese período de tiempo el cuerpo se habrá adaptado al nuevo entrenamiento y se comenzarán a notar los primeros resultados. No hay que fijarse sólo en si hemos perdido peso o si hemos ganado musculatura o definición. Hay otros aspectos que nos motivarán a continuar con nuestro progreso: la resistencia y fuerza nos demostrarán que si estamos obteniendo progresos aunque no sean visibles.

ventajas-evaluacion-fisica

– Las distintas evaluaciones nos permitirán ajustar nuestro entrenamiento para obtener los mejores resultados. Al realizar un seguimiento continuo a través de las diferentes evaluaciones, tendremos más información a nuestro servicio para alcanzar los objetivos que nos hayamos marcado al comienzo de nuestro programa. Si los resultados o la evolución no son los que nos habíamos marcado, podremos ajustar el entrenamiento para conseguirlo.

Adaptar el entrenamiento físico a la persona, no sólo a sus condiciones físicas, sino también a su personalidad, trabajo, necesidades y estilo de vida. Es lo que se conoce como entrenamiento funcional. Quien comienza a hacer ejercicio es una persona que busca mejorar sus salud, su estado físico, el rendimiento o su calidad de vida. Para poder fijar un entrenamiento acorde a sus necesidades y particularidades es necesario conocer, estudiar y analizar su nivel de actividad. De este modo, será más sencillo conseguir los objetivos que se buscan.