>Blog de Salud y Belleza

Causas de las Convulsiones en el niño

Autor: Comentar
Comparte este artículo
 

Las convulsiones se suelen desencadenar a causa de la fiebre, dado que la temperatura se eleva de forma brusca, debido a infecciones respiratorias de origen viral de las vías superiores, infecciones gastrointestinales o del oído y que suelen ocurrir entre los cinco meses y los cinco años de edad.

Convulsiones en los niños


Una convulsión se produce cuando un gran número de las células envían una carga eléctrica al mismo tiempo, que se traduce en  un ataque, lo que puede causar espasmos musculares, pérdida de la conciencia, comportamiento extraño, u otros síntomas, como la fiebre , falta de oxígeno, traumatismo craneal o enfermedad y muchas veces sin causa específica.

Cuando la causa no puede ser identificada, la convulsión se llama “idiopática” o “criptogénica“. Puede haber un problema en la forma en que está conectado el cerebro, o con altos niveles de sustancias químicas específicas del cerebro llamadas neurotransmisores.

El diagnóstico de un ataque puede ser complicado, ya que las convulsiones son  rápidas. Lo primero que un médico tiene que hacer es descartar otras enfermedades, tales como los ataques no epilépticos; estos pueden parecerse a los ataques, pero a menudo son causados ??por otros factores tales como el azúcar en la sangre o la presión, los cambios en el ritmo cardiaco, o el estrés emocional.

Otros tipos de ataques, como los ataques parciales simples o complejos, se pueden confundir con otras condiciones, tales como migrañas, enfermedad psicológica, o incluso drogas o intoxicación por alcohol. Las pruebas médicas son una parte importante del diagnóstico.

El médico le hará un examen físico y análisis de sangre al pequeño, incluso ordenar un EEG para medir la actividad eléctrica en el cerebro, o solicitar una tomografía del mismo, una resonancia magnética o un protocolo de epilepsia específicas.

Aunque puede parecer doloroso, las convulsiones en realidad no causan dolor, pero pueden ser aterradoras para los niños y las personas, que se encuentran a su alrededor. Los ataques parciales simples, en el que un niño puede tener una sensación repentina y abrumadora de terror, son especialmente alarmantes.
Uno de los problemas con convulsiones parciales complejas, por ejemplo, es que la gente no tiene control de sus acciones y pueden acabar haciendo cosas inapropiadas o extrañas o incluso  es posible que los niños se lesionen durante una convulsión si se caen al suelo o se golpeen contra algún objeto.

Fuente Imagen: Colegio Andolina/flickr

Por:
Etiquetas:
Categorías: Neurología